Crisis Educativa

11 junio, 2007

Nuestras Ideas

Filed under: Entradas — JuanV @ 11:43

Queremos insistir en nuestra identificación con las ideas expuestas en la obra de Ricardo Moreno Castillo Panfleto Antipedagógico. En ese sentido, deseamos manifestar que:

– Defendemos y reivindicamos el derecho a la educación de todos. Pero también hacemos una llamada de atención para que se evite sacrificar el derecho a la educación de muchos por salvaguardar a toda costa el derecho de unos pocos.

– Defendemos y reivindicamos la enseñanza pública y laica como corresponde a un estado aconfesional. El estado no debería invertir fondos en los centros privados, para beneficio de unos pocos ciudadanos, cuando hay tantas necesidades por cubrir en los centros públicos. Aquellos que quieran una enseñanza privada, que la paguen de su bolsillo.

– Defendemos y reivindicamos la igualdad de oportunidades, entendida como el deber que se impone el estado para que todos tengan acceso a la educación en igualdad de condiciones. No puede ni debe confundirse la igualdad de oportunidades con la igualdad en los resultados, que debará depender exclusivamente del esfuerzo personal de cada individuo.

– Defendemos y reivindicamos la enseñanza obligatoria hasta los 16 años. Pero ello no ha de implicar que todos y cada uno de nuestros estudiantes tengan que seguir el mismo camino hasta llegar a esa edad.

– Defendemos y reivindicamos cursos de preparación para el mundo laboral para aquellos alumnos que no desean seguir estudiando más allá de los 13 ó 14 años.

– Defendemos y reivindicamos un bachillerato de tres años como mínimo.

– Defendemos y reivindicamos el sentido común en la educación contra los abusos de la mal entendida pedagogía moderna.

– Defendemos y reivindicamos, como profesores de enseñanza secundaria, nuestra labor de enseñantes y formadores por encima de la de educadores. Entendemos que el concepto de educación es mucho más amplio y ni puede ni debe circunscribirse al ámbito escolar.

– Defendemos y reivindicamos el estímulo del esfuerzo personal, la búsqueda del mérito y la excelencia, y el valor del estudio así como el reconocimiento de la memoria como factores básicos del aprendizaje.

– Defendemos y reivindicamos el juego y los aspectos lúdicos del aprendizaje en edades tempranas. No es admisible pretender sacralizar el juego como método de aprendizaje en etapas posteriores a la educación infantil.

– Defendemos y reivindicamos la necesidad de un ambiente agradable en clase donde tanto los alumnos como los profesores puedan trabajar adecuadamente. Para ello se hace imprescindible un mínimo de disciplina en clase, aspecto básico para aprender a actuar con responsabilidad y para alcanzar la madurez.

– Defendemos y reivindicamos la saludable repetición de curso cuando existan materias no superadas. Forma parte del aprendizaje escolar asumir la responsabilidad ante los propios resultados, intentar superarse y lograr los objetivos no alcanzados. No es un drama repetir curso y sí puede serlo en cambio aprender que no pasa nada si no se estudia, si no se trabaja o no se alcanzan los objetivos propuestos.

Anuncios

13 comentarios »

  1. De acuerdo al 100%.

    Comentario por Felipe — 12 junio, 2007 @ 15:52 | Responder

  2. No voy a entrar en detalles, que se puede. Mezcláis (igualando) muchas cosas. Unas de cajón. Otras opinables. Otras discutibles. Un poquito más de estructuración no estaría de más. El rigor bien entendido empieza por uno mismo.

    Comentario por Dr_Faustus — 17 junio, 2007 @ 17:48 | Responder

  3. Yo no lo veo tan mal.
    Todo, todo, todo es mejorable. Lo que es grave es ver que algo puede mejorarse y quedarse callado… o simplemente quejándose en privado sin mojarse… o no querer que se arregle porque a uno le conviene personalmente… o… para colmo… hacer desprecios a los poquitos que luchan por mejorarlo.
    ¿Que cambiarías Dr Faustus?. Entra en detalles. A lo mejor enriqueces sus peticiones.
    Por lo menos podrían replicarte… o aprender de ti.

    Comentario por Mateo — 18 junio, 2007 @ 07:05 | Responder

  4. Es, sin duda, encomiable el esfuerzo por mejorar nuestro trabajo, que bastantes dificultades tiene ya de por sí y peor que nos lo ponen las politiquerías de turno democrático.
    Me apunto a lo del sentido común, que dicen los autores del manifiesto, y a otras afirmaciones de principios: enseñanza laica, para todos, diversificada según los intereses de los alumnos, igualdad de oportunidades, bachillerato de tres años, la seriedad en el trabajo, la disciplina como camino para la madurez, la repetición de curso cuando se falla por los motivos que sean, etc.
    Creo que se debe matizar algunas cosas: la igualdad de oportunidades exige que se dé más atención a la elevación cultural de las clases sociales más pobres; el mérito y la excelencia no deben llevar a la competitividad, sino a la cooperación y al reconocimiento personal de las cualidades personales; el juego y lo lúdico no deben desaparecer en la enseñanza, no totalmente al menos, habrá que dosificarlo (es un viejo tema de filosofía).

    Comentario por miguel — 20 junio, 2007 @ 06:51 | Responder

  5. Miguel, estoy totalmente de acuerdo contigo en…
    “Creo que se debe matizar algunas cosas: la igualdad de oportunidades exige que se dé más atención a la elevación cultural de las clases sociales más pobres; el mérito y la excelencia no deben llevar a la competitividad, sino a la cooperación y al reconocimiento personal de las cualidades personales”.
    …pero eso debe conseguirse mediante las políticas adecuadas, que lo permitan sin perjudicar al resto del alumnado. Si lo haces a costa de un esfuerzo extra del profesor, sólo conseguirás restarle atención al resto, que no tienen la culpa de nada, que no son ninguna ONG, que sólo son niños con derecho a una formación decente, que deben prepararse para enfrentarse a una sociedad que es evidentemente competitiva.
    Para la administración, la opción más barata es admitir la validez de que, si el profesor se esfuerza, puede prestar esa atención extra sin perjudicar a los demás; ¡puede desdoblarse o triplicarse! Si eres profesor… ya te habrás reído, aunque es bastante triste.
    De hecho, la administración mantiene a mucha gente viviendo de defender esas milagrosas teorías, colocadas en sus revistuchas (ya tenemos tres panfletos propagandísticos gubernamentales en Andalucía; Chaves es peor que Chávez), en sus programas, en sus departamentos… (no quiero decir con esto que tú seas uno de ellos).
    Y si queremos que “ESO” se acabe, que se deje de racanear con los presupuestos de educación, habrá que denunciarlo.

    Comentario por Mateo — 20 junio, 2007 @ 09:57 | Responder

  6. No estoy en absoluto en contra de ayudar a los desfavorecidos, pero la igualdad de oportunidades nunca jamás será posible mientras existan desigualdades (sociales, culturales, económicas….), y la escuela no puede paliar sóla estas desigualdades, es imposible.
    La enseñanza podrá ser lo más justa posible, pero ¿es justa la realidad que hay afuera…?

    Comentario por dolo — 21 junio, 2007 @ 11:33 | Responder

  7. Es muy injusta… muy, muy injusta.
    Y más injusta va a ser como sigan destrozando el sistema público de enseñanza.

    Comentario por Mateo — 27 junio, 2007 @ 07:29 | Responder

  8. Estoy de acuerdo con vosotros. Este sistema educativo no hace sino permitir e incluso favorecer que existan grandes desigualdades, porque se pretende engañar a todos con medidas cicateras como atención a la diversidad, adaptaciones curriculares, etc, medidas que en las condiciones actuales de los centros (30 alumnos por clase, problemas de convivencia, etc) no ofrecen verdaderas soluciones.

    Sin embargo desde la Administración se nos quiere hacer ver que los centros educativos estamos capacitados para atender a los múltiples problemas que tienen en su mayoría origen en familias desectructuradas por diversos motivos y para los que carecemos de recursos y preparación. No somos ONGs, ni centros de Integración, ni casas de acogida.

    Digo esto con más motivo aún cuando al acudir a los servicios de Asistencia Social, se “lavan las manos” en casos de absentismo o de jóvenes totalmente desatendidos.

    Comentario por Andres — 29 junio, 2007 @ 21:51 | Responder

  9. Estimados amigos:

    En primer lugar, os agradezco sinceramente vuestro esfuerzo (y también el que hayáis incluido el artículo “Tres libros antipedagógicos” en la lista). Con respecto al manifiesto, por el título de la entrada “Aclarando ideas” me imagino que se exponen aquí dichos puntos para su debate público. Si ése no fuera el caso, por favor, no tengan en cuenta nada de lo que voy a decir a continuación.
    Supongo que esta página aspira a la mayor representatividad del colectivo de todos aquellos docentes que estamos preocupados por la crisis de nuestro sistema de enseñanza. Sin embargo, creo que la cláusula “Defendemos y reivindicamos la enseñanza pública y laica como corresponde a un estado aconfesional”, siendo legítima aspiración para todo el que la sostenga, no es aceptable por todos, y menos todavía por el conjunto de la sociedad española. Y puede ser, como tenemos hoy oportunidad de comprobar con la cuestión de la Educación para la Ciudadanía, la piedra donde tropiecen y donde se desbaraten los planes y programs de regeneración y las sinceras y sensatas aspiraciones de la mayoría de los que queremos devolverle un poco de sentido común a la enseñanza. Creo que, aunque legítima para muchos, es una reivindicación que debería dejarse en un segundo plano.
    Como advertía al principio, ténganse estas palabras en cuenta si y sólo si se ofrece este manifiesto “Aclarando ideas (y van dos)” pretendiendo someter a discusión tales cláusulas. Nunca si se ofrecen con otra intención (meramente expositiva, por ejemplo). ¿Podrían, por favor, aclarar este punto?

    Atentamente,
    Marco Antonio

    Comentario por Marco Antonio — 30 junio, 2007 @ 18:54 | Responder

  10. Entiendo que los puntos que aparecen en la entrada “Aclarando Ideas (y van dos)” no se exponen para debate sino que son más bien programáticos y constituyen, o quieren constituir, nuestras señas de identidad.
    Tú y yo podemos estar más o menos de acuerdo en cuanto a la prioridad de unos puntos sobre otros, pero personalmente no querría renunciar a las ideas que me mueven en estos momentos. Reconozco que puede atraer a más gente el hecho de no entrar en el debate de religión o no en la escuela, pero creo que es un punto básico si queremos hablar de sentido común; además tengo la impresión de que nos encontramos en la situación actual precisamente por no haber querido dejar claro este tema en su momento.
    Saludos

    Comentario por Juan — 1 julio, 2007 @ 16:38 | Responder

  11. Estimado Juan:
    ¿Podrías aclarar un poco más qué quieres decir con “además tengo la impresión de que nos encontramos en la situación actual precisamente por no haber querido dejar claro este tema en su momento.”? Es para no hacer juicios precipitados y entenderte mejor.

    Saludos

    Comentario por Marco Antonio — 2 julio, 2007 @ 21:42 | Responder

  12. Pues me refiero a que sigue en vigor el Concordato del Estado con la Iglesia Católica, lo que supone un trato de favor y un privilegio que choca frontalmente con lo establecido en la Constitución a este respecto. Además los profesores de Religión están contratados y controlados por la Iglesia, pero les paga el Estado, que somos todos, los católicos y los que no lo somos.
    Todavía se sigue impartiendo la asignatura de Religión Católica en escuelas e institutos, lo que obliga a que exista la asignatura de Alternativa para aquellos que no desean recibir clases de Religión ocupando, las dos, tiempo y espacios que resultan necesarios para otros menesteres más propios de la escuela.
    Con el aumento de alumnos inmigrantes en nuestras escuelas e institutos cada vez se solicita más la impartición de clases de otras confesiones religiosas que se encuentran con los mismos derechos. Si los centros educativos deben propiciar la cohesión social y la integración, difícilmente puede esto lograrse si se produce disgregación y separación de alumnos cada vez que llega la hora de la clase de religión.
    No es mi intención polemizar a estas alturas, Marco Antonio; de hecho, como tú bien supones, nuestro deseo sería aunar fuerzas con la idea de propiciar un cambio que mejore la situación actual de la educación. Creo que la escuela está falta de tiempo para atender a todas las demandas que se le hacen y la religión nos hace perder tiempo y energías. Y creo que el tema de la religión no debería interferir a la hora de alcanzar acuerdos entre en mayor número de personas posibles. ¿No es la religión un tema privado y debería tratarse privadamente fuera del horario lectivo? ¿No crees que con esta polémica seguimos estancados en el siglo XIX? ¿Este país no va a avanzar nunca? ¿Qué países de nuestro entorno tienen estos problemas con la religión?

    Saludos

    Comentario por Juan — 3 julio, 2007 @ 10:11 | Responder

  13. Estimados contertulios:

    Creo, Juan, que no ha sido la enseñanza de la Religión lo que ha estropeado el sistema.

    1.La religión, especialmente si somos católicos o musulmanes, no es un tema privado y afecta a casi todos los ámbitos de nuestra vida (acaban de contarme la anécdota de una chica musulmana que eligió sus estudios de bachillerato para poderse poner el pañuelo cuando desempeñara la profesión a la que éstos le encaminaban, pues parece que hay profesiones más “tolerantes” con esta cuestión que otras: ¿dónde está la “privacidad” de la religión ahí?). El Estado tiene que tener en cuenta esto (como de hecho hace el actual gobierno socialista que prometió en sus sueños quitar la Religión y ahora está estabilizando la plantilla del profesorado dependiente de los obispos). El Estado, desde su aconfesionalidad, puede ser realista en este sentido, pero el Estado laico, con una mayoría declarada de creyentes de una religión o religiones en particular no puede ser laico, no es realista, iría contra los propios gobernados en multitud de aspectos.
    Otra cosa es que la religión a los gobernados les diera igual.

    2.La religión se enseña como asignatura obligatoria en la mayoría de los países “avanzados” de Europa (y que no se interprete esto, por favor, como que quiera yo que España se haga protestante ahora, por favor…). Lo que nos mantiene atrasados no es la asignatura de Religión, precisamente, sino lo que han hecho de las otras, entre otras cosas.

    3.Son varias las sentencias en firme del Tribunal Constitucional a favor de la Iglesia Católica que avalan y defienden la enseñanza de Religión.

    En fin, da igual. Como dije en el mensaje anterior, no sabía si tales puntos eran para ser discutidos o no. Ya veo que no. En cualquier caso, creo que la “escuela laica” no es la lucha de los que queremos mejorar el sistema de enseñanza. Es la pelea de los laicos, que no tienen por qué ser ni profesores, ni preocupados por la educación, ni nada…
    Son dos cosas totalmente diferentes. Mi trastornado juicio me dice que no deben mezclarse.

    Saludos cordiales

    Comentario por Marco Antonio — 3 julio, 2007 @ 15:52 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: