Crisis Educativa

9 junio, 2008

Crónicas de una Maestra

Filed under: Humor — JuanV @ 21:51

En el año 89 del pasado siglo, llegué como maestra a un pueblo de Guadalajara.

Por aquel entonces, no teníamos en las escuelas psicopedagogos, ni orientadores ni asesores, ni currículos, ni demás leches en vinagre. Todos éramos Maestros con mayúscula y ejercíamos nuestra profesión con entusiasmo y seriedad.

Había un alumno, al que Dios no le había dado muchas luces: Manolillo, al que todos los maestros queríamos y ayudábamos.

Manolillo tenía 13 años y estaba en plena revolución hormonal. Le tiraba los tejos a una compañera joven y de buen ver con lindezas del estilo “te voy a follar”. Nadie se escandalizaba ni ponía denuncias. Todos entendíamos que Manolillo era así porque tenía pocas luces y que en ningún momento corríamos peligro con él y no le dábamos más vueltas al tema.

El padre de Manolillo era pastor y él quería ser pastor como su padre. Cuando me tocó a mí enseñarle la suma y la resta entrábamos en un debate que para qué las prisas:

– “A ver Manolillo, si tienes 7 ovejas y tu padre compra 5. ¿Cuántas ovejas tienes?”

– “Pues más”.

– “¿Cuántas más?”

– “Pues más.”

Así, una y otra vez, hasta que llegaba la hora de cambiar de actividad. Con la suma no había mayores problemas. Manolillo sabía que era una cuestión de añadir y se tenía más, pero ¡Ay! con la resta:

– “Si tienes 6 ovejas y vendes 3 ¿Cuántas te quedan?”

– “Yo no vendo las ovejas” – decía Manolillo con energía.

– “Bueno, pues no las vendas ¿Y si te las roban?”

– “A mi no me roba nadie las ovejas porque le pego una hoooostia que le mato.”

– “¿Y si vienen por las ovejas de noche y tú no estás allí?”

– “Pues cojo una escopeta, busco a los que las han robao y los mato.”

No había manera de que Manolillo se quedara sin menos ovejas. No sé que habrá sido de él, pero seguro que estará de pastor tan feliz y contento.
Si esta situación se hubiese dado en la escuela actual, Manolillo estaría considerado el enemigo público número uno, pasto de psicólogos, pedagogos, terapeutas… Seguiría sin luces y además loco.

También teníamos en la escuela alumnos cuyos padres pertenecían a la secta de los Hare Krishna, vivíendo en una finca cerca del pueblo. Estos niños tenían unos nombres tan normales como Devarananda y Okulalanda. Los maestros los tratábamos exactamente igual que a los otros niños y nos aprendíamos sus nombres sin necesidad de hacer ningún cursillo de reciclaje. Convivíamos pacíficamente con sus padres y en varias ocasiones nos fuimos a su finca a tomar pastelillos de coco con ellos.

Pero lo mejor de aquel pueblo era que tenía, en la recién inaugurada biblioteca, una bibliotecaria enana de tamaño, pero grande de corazón y con un cerebro privilegiado.
No sé muy bien cómo se las arreglaba esta bibliotecaria para conseguir y traernos a la escuela autores de literatura infantil y juvenil para que platicaran con los niños, además de surtirnos con todos los libros de literatura y de conocimientos que necesitábamos. Colaboraba en la escuela, con el agradecimiento de todos nosotros, sin necesidad de hacer ningún proyecto, plan, memoria ni evaluación, por lo que nos quedaba tiempo para leer y preparar las clases.

Había también una compañera, a la que le gustaba preparar obras de teatro con los niños y representarlas para todo el pueblo. Esto suponía que, fuera del horario lectivo, nos quedábamos a ensayar y preparar el vestuario y los decorados.

Los padres no participaban mucho en la escuela, esa es la verdad, pero nos querían, nos respetaban y confiaban en nosotros.

Tampoco sé si trabajábamos “la interculturalidad, la integración, la inclusión y la cohesión social”, pero vivíamos en armonía, trabajábamos a gusto y éramos una auténtica Comunidad Educativa.

De nuestra compañera Mª Ángeles de la Torre Quesada

Anuncios

12 comentarios »

  1. Esa escuela pura y sin tantas parafernalias es la escuela que me gusta. Desde luego, no hacía ninguna falta poner tantas palabrejas al sentido común.
    Tu experiencia, Mª Angeles, similar a la mayoría de las experiencias de los “maestros de antes del descalabro”, me ha encantado.
    Gracias por contárnosla.

    Comentario por dolo — 10 junio, 2008 @ 07:14 | Responder

  2. Estimada Mª Ángeles:

    Deduzco de sus palabras que pertenece usted a las últimas generaciones de maestros que no dudaron en atormentar a sus alumnos enseñándoles a leer y escribir correctamente, a hacer análisis morfológicos y sintácticos, a conjugar verbos, a redactar con claridad, precisión y limpieza, a corregir sus defectos en el lenguaje oral, a mantener el orden en sus aulas, en las entradas y salidas. Mucho me temo que llegaran ustedes al extremo de terminar los programas de cada curso y hasta a programar en su cuaderno de trabajo tiempo y materias para repasar y afianzar los conocimientos adquiridos. No dudaron ustedes en sacrificar los múltiples puentes lúdicos, estratégicamente colocados, para el necesario descanso de las mentes extenuadas de sus discípulos. Les privaron de las didácticas visitas y excursiones extra escolares de fin de semana, fin de mes, fin de trimestre, fin de etapa, fin de curso,… que tantos conocimientos y beneficios aportan a su educación integral como usted y yo bien sabemos. Casi todos ustedes prefirieron el esfuerzo y estudio personal postergando las actuales jornadas culturales en las que el tio Matias muestra a los niños, en vivo y en directo, cómo se ordeña una oveja, el tío Vicente les descubre que el arado romano debe su nombre a que lo inventaron los romanos y la señorita Rocío -feminista y progre desde que desapareció la Sección Femenina a la que pertenecía- les deleita enseñándoles a elaborar los pestiños al modo como los hacía su abuela (q.e.p.d.).

    Las consecuencias de aquellos errores y los beneficios de esta nueva era quedan patentes visitando nuestros institutos en los que gran parte de su profesorado continúa la labor iniciada en los centros de primaria con el mismo e incluso mayor entusiasmo y decisión: lenguaje no sexista (miembros y miembras), educación sexual liberadora, práctica sexual responsable, disfruta de tu cuerpo, respeto a las identidades y opciones sexuales…, la primera vez; temas de rabiosa actualidad y variados donde los haya.

    Comentario por Francisco — 10 junio, 2008 @ 07:48 | Responder

  3. Miembros y miembras.

    Deseo dejar constancia pública de mi total adhesión al artículo de “Por Andalucía Libre” referido a los/as vocablos/as indicados/as y que me permito reproducir:

    “En cualquier caso, cuando el señor presidente de la Junta de Andalucía o del gobierno se dirijan al Parlamento autonómico o nacional, según el caso, deberán proclamar: “Señoras y señores miembras y miembros de este Parlamento (que por cierto es un vocablo miserablemente machista y acabado en O)…” Ya no vale el plural “miembros” para ambos sexos como hasta ahora porque tal operación estratégica de dominación sexista hace aparecer a todos como masculinos, cuando en realidad hay mujeres miembras de la Cámara(que, por cierto, es femenino injustamente según el masculinismo incipiente).

    Por todo apoyamos la propuesta de las “miembras” que quieran cambiar el himno de Andalucía. Y proponemos que su estribillo se escriba de este nuevo y feminista modo: “Andaluces y Andaluzas (o miembras y miembros de la Comunidad Andaluza) levantaos…” Y desde luego, su estrofa más machista, que es la que sigue:

    “Los andaluces queremos
    volver a ser lo que fuimos.
    Hombres de luz que a los hombres,
    Alma de hombres les dimos. ”

    debe ser sustituida por esta otra:

    “Los andaluces y andaluzas (o los miembros y miembras de la Comunidad Andaluza) queremos
    volver a ser lo que fuimos…
    Hombres y mujeres (o miembros y miembras de la especie humana) de luz que a los hombres y a las mujeres (bis)
    alma de hombres y mujeres(bis2) les dimos”.

    Por ello, hay que pedir a los arreglistas musicales que estudien cómo cantar esta nueva letra, canción que deberá estar interpretada oficialmente por un número paritario de miembros y miembras de un coro (otra vez un masculino indecente)., mejor cora o coral. Y para terminar recordemos a Clara Campoamor (que no fue feminista sino demócrata liberal) que dijo en referencia al voto femenino: “La libertad se aprende ejerciéndola”: Y añadimos nosotros: “Y se pierde idiotizándola”.

    Por lo que a mí personalmente se refiere propongo que las autoridades pertinentes, que tan reiteradamente nos han recordado el nombre del padre de la Patria Andaluza, nos aclaren igualmente el nombre de la madre. Es justicia que pido respetuosamente.

    Comentario por Francisco — 10 junio, 2008 @ 13:22 | Responder

  4. Muy bueno, Francisco; es que esto es el despiporre.
    Con la consigna de aplicar los criterios de lo políticamente correcto se llega a las cotas más altas de la estupidez. Por ejemplo: se hacen loables esfuerzos para asegurar la paridad hombres/mujeres en los tribunales de oposiciones, pero importa un pimiento si se descalabran los centros dejádolos sin profesores incluyendo cargos directivos (bien interinos que han de presentarse a las oposiciones, bien los que han de formar parte de tribunales), y ésto además se hace en plenas evaluaciones y al final de curso con todo el trabajo que hay de memorias, informes, actas, etc. Ahora no tiene mucha importancia que se rellenen los papelotes y cuando ellos lo deciden, sí. Lo de siempre: impresentables.

    Comentario por Juan — 12 junio, 2008 @ 09:23 | Responder

  5. Los hay que opinan que es preciso crear el femenino relativo a los oficios o cargos que la mujer va ocupando y que nunca hasta ahora había ocupado y consideran que crear el femenino para ese trabajo o puesto es lo mínimo que en igualdad podemos hacer.
    Así nos irán apareciendo: médico-médica; juez- jueza; albañil-albañila
    El caso es que hablando con mis compañeras, defensoras de “feminizar” toda la lengua de Cervantes, no me han sabido responder a cómo harían el femenino de:
    electricista- pianista- taxista- malabarista- deportista- equilibrista…y un largo etc.
    Las señoras reivindicativas de la palabra en femenino, han contestado que para este caso con los artículos lo tendríamos solucionado porque estas palabras “tienen un aspecto femenino” y así tendríamos: el electricista, la electricista; el pianista, la pianista.
    Es como para partirse de risa, su sagacidad no les ha dado para entender que evidentemente esta respuesta es la que viene a solucionar todos los casos anteriores:
    El miembro del consejo, la miembro del consejo.
    El pianista del concierto, la pianista del concierto ¿Qué problema hay en decirlo así?

    Comentario por mariluz — 12 junio, 2008 @ 15:14 | Responder

  6. 5. ¡Cómo sois los profesores de secundaria! ponéis peros a todo.

    ¿Para qué hacéis evaluaciones? si lo que mola es aprobar a todos sin distinción de sexo, edad, religión, capacidad, conducta, saberes…Y lo de los informes y memorias es muy fácil de hacer, sólo tenéis que copiar integramente los del año pasado sin cambiar ni una coma, total para lo que sirven.

    A la maestra que escribe la crónica la noto un poco nostálgica del pasado, será porque no ha estado en un colegio como el mío donde nos lo pasamos supermegaguai. Todas los meses tenemos alguna fiesta donde colaboran los padres y las madres y terminan con chocolatadas para los padres y las madres y en la semana intercultural hicieron hasta una acampada nocturna en el polideportivo del colegio: el director del colegio junto con los papás y las mamas y sus respectivos hijos e hijas (lo que siento es que a los maestros y maestras no nos invitaran a la acampada, quedándose sin cumplir el sueño de mi vida que es dormir en un saco en el polideportivo junto a mis alumnos y alumnas)

    En lo que va de curso ya hemos hecho las siguientes fiestas: el día del cerebro, el día de las matemáticas, el día del árbol, el día del libro, el día de la madre, el día del padre, el día de la mujer, el día del niño, el día de la niña, el festival de Navidad, la fiesta de Carnaval, la semana intercultural, el día del maestro, a no, perdona, el día del maestro no lo hemos celebrado y el de la maestra tampoco.

    Ahorita mismo estamos preparando la fiesta de fin de curso donde los maestros y maestras nos vamos a disfrazar para hacer el payaso/payasa delante de los niños/niñas y sus papás/mamás. Espero que esta vez nos inviten a la chocolatada y a la acampada nocturna.

    Yo estoy muy contenta en este colegio, porque al año que viene vamos a celebrar más días de… y entre ellos celebraremos el día de los tontosdelacinturaparaabajoydelacinturaparaarriba, traducido en terminología moderna: tontos integrales. Como cada vez hay más, hemos decidido que también tienen derecho a celebrar su día.

    Cuando quiera, Mª Ángeles, puede venir a conocer nuestro colegio que yo con mucho gusto se lo enseñaré (por favor, que no la vea el director, porque tiene cierta fobia a los maestros y maestras que prefieren dar las clases con normalidad y serenidad)

    Aunque a usted no le gusten este tipo de colegios, le aseguro que son la mar de divertidos: Un día se parecen a un circo, otro a un manicomio, otro a un parque de atracciones, otro a la plaza de un pueblo
    con los niños y las niñas, los padres y las madres saltando a la comba en horario lectivo en el patio del colegio. Además de divertido es muy enriquecedor porque tenemos experiencias variadas y múltiples sin salir del colegio.

    Comentario por ENAT — 12 junio, 2008 @ 15:34 | Responder

  7. La banalización de nuestra función de maestros y profesores es, con toda seguridad, el mayor de los males que nos aquejan.La escuela se ha convertido en un “patio de Monipodio” en el que toda memez populachera tiene su asiento. Los diez último días de curso convierten, año tras año, a los centros “educativos” de cualquier nivel en un auténtico circo de payasos sin arte, sin gracia y sin el menor sentido de la responsabilidad. Lo peor de todo es que la minoría reinante en departamentos, directivas, coordinaciones y demás zarandajas oficiales o extraoficiales -recompensadas con reducciones horarias y complementos retribuciones amén de puntuaciones para concursos de traslado- se autoaniman y fortalecen en su estupidez con tanta suficiencia que toda objeción al burdo espectáculo es de inmediato tachada de retrógrada, insolidaria y derechista. Hay que reir y alabar, aunque sea, como en mi caso, con cara de hiena.

    Creo que son los mejicanos los que utilizan con frecuencia este refrán: “no hay nada peor que un pendejo con iniciativa”. Yo no creo en los refranes pero éste retrata a la perfección muchas actitudes y comportamientos que toleramos y aceptamos en nuestros centros. Si lo unimos a aquel viejo principio filosófico de una conocida y fugaz escuela ateniense, “que ninguno de nosotros sea el mejor y si es el mejor que se vaya”, tendríamos una orla adecuada para enmarcar las lúdicas actividades de la mayoría de nuestros centros.

    Comentario por Francisco — 12 junio, 2008 @ 22:01 | Responder

  8. Mariluz:

    Tu explicación es tan exacta, didáctica y sensata que hasta un bachiller LOGSE podría entenderla. Pero mucho me temo que ningún organismo educativo te va a encomendar que la expliques en los colegios, institutos, claustros de miembros y miembras y mucho menos en los CEPs. Por desgracia muchas inteligencias en esos ámbitos llegan a tales limitaciones que han establecido una simple relación lingüístico-matemática del siguiente tenor: masculino es a femenino como “o” es a “a”.Es muy posible que ni siquiera hayan llegado a este grado de abstracción y que el segundo término de la relación no sea para elos “o” es a “a” sino “testículo es a vagina”. De nada sirve que un ilustre miembro de la Real Academia haya advertido que “no puede confundirse sexo con género”. Sí podrías enviarla a algunas otras páginas webs a ver si esta caterva de analfabetos nos dejan tranquilos. No hago mención a los que utilizan la @ por considerarlos tontos de baba irrecuperables. No te olvides de recordarle que nuestro idioma procede del latín y que a los que en los años 50 se nos iniciaba en el estudio de esta lengua con 13 años ya se nos advertía que aunque las palabras de la primera declinación -terminadas en “a”- eran femeninas, cuando designaban un oficio de varón, como nauta, sin perder su forma pasaban a ser de género masculino. Ejemplos: Puella bona (niña buena) pero nauta bonus (marinero bueno). Si crees que es demasiado deja la segunda parte para otro curso.

    Comentario por Francisco — 13 junio, 2008 @ 00:44 | Responder

  9. Nunca segundas partes fueron buenas, y como tópico da asco, pero podríamos abrir una segunda parte echando un vistazo a cómo se llaman muchas mujeres.
    Así pues tenemos muchas, Dolores, Sagrarios, Refugios, Rosarios, Amparos, Milagros, Martirios… Estos nombres propios hacen clara referencia a nombres comunes masculinos, en cambio las hembras se han apropiado de ellos, ¡qué desfachatez!

    Comentario por Mariluz — 13 junio, 2008 @ 18:59 | Responder

  10. Olvidé indicar que mi escrito anterior va dirigido a Francisco.

    Comentario por Mariluz — 13 junio, 2008 @ 19:01 | Responder

  11. […] No lo copiaría entero si no me diera pena perderlo de vista. De todos modos, sugiero reviséis los comentarios que se han hecho en torno a este texto en el propio blog […]

    Pingback por Crónicas de una maestra « Educación Social — 14 junio, 2008 @ 23:58 | Responder

  12. La entrada, buenísima. Me consta que en las esferas administrativas, de Inspección, pedagógicas, … existe quien piensa igual que lo escrito por Mª Ángeles de la Torre, pero también estoy seguro de que no se atreven a defender esas posturas y mucho menos a propugnar su vuelta. ¡Qué pena!

    Respecto a los diversos comentarios a la entrada, aunque con año y medio de diferencia, veo que no tengo casi nada que añadir, porque me adhiero totalmente a lo que dicen; yo también estoy hasta más arriba de las narices con toda la tontería institucional que no paran de soltar desde las altas esferas y desde sus acólitos (ciertos “pedagogos”, algunos periodistas, comentaristas, profesores agradecidos, en fin …).

    ¡Y que para el final de mi vida laboral como profesor tenga que ver tanta idiotez, es desmoralizante! Nada de facilitar que el profesor pueda desarrollar su trabajo en la clase, que debería ser lo primero. Por favor, que el alumno, y más si es un chulete, es “dios”, y todo tiene que girar en torno a su diversión y su entretenimiento. ¿Y cuándo doy yo mi materia? ¿Cuándo trato de hacer que aprendan y se suelten? Está claro que los centros (de secundaria, en mi caso) incluso para la Administración son más que nada aparcaderos de adolescentes; lo que importa (según la corriente oficial aunque no hecha pública) es que tú entres a tu aula y al cabo de una hora salgan los veintitantos quinceañeros sin haber perdido un ojo, un dedo, un diente, y ¡otro día más!

    Comentario por Burning teacher — 25 noviembre, 2009 @ 20:33 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: