Crisis Educativa

12 junio, 2008

En defensa de la enseñanza pública

Filed under: Entradas — JuanV @ 22:06

Amigo Juan:

Encuentro consuelo y mucho, con vosotros y vuestra página; estoy dando vuestro correo a amigos y compañeros que están tan desconsolados como yo.

Lo de hacer un blog me parece imposible en estos momentos porque tengo dos serios problemas:

El primero, que a duras penas manejo el ordenador y se me destontona la mar de las veces porque pincho con el ratón en sitios que no debería. ¡Como para administrar una bitácora!

Y el otro problema es que el día sólo tiene 24 horas y yo necesito muchas más para poder hacer todas las cosas que me interesan:

La primera y más importante disfrutar de mi nieta Alba que, con año y medio, hace cosas que según los “estadios evolutivos de Piaget” se darían alrededor de los cuatro años ( los hijos de Piaget debían ser un poco tardos en el desarrollo). Mi nieta apunta maneras de superdotada y, no es porque lo diga yo que soy su abuela y a las abuelas nos pierden los nietos, lo dicen también en la guardería, que están encantados con ella por lo alegre y autónoma que es (ya sabe tomar los yogures ella sola con cuchara) y la rapidez con la que aprende.

Siempre he sido defensora de una escuela pública de calidad, plural, laica, comprometida con los más desfavorecidos, donde todos tengan las mismas oportunidades, solidaria etc., de tal manera que mis dos hijos, teniendo posibilidades y medios para llevarlos a la privada, siempre han ido a centros públicos y no han asistido a las clases de religión. Hoy son personas adultas, responsables, solidarias, cariñosas y han tomado el camino que libremente han elegido. Me siento muy orgullosa de ellos:

Mi hijo terminó económicas con 21 años e, influenciado por su profesor de filosofía del instituto, que se convirtió en su mejor amigo, continuó estudios de filosofía y una vez terminadas las dos carreras, se fue a Alemania para seguir estudiando y preparar el doctorado durante dos años. A la vuelta de Alemania, fue a Estados Unidos como profesor de español en una de las mejores universidades americanas, con un programa asociado a la Universidad Complutense. Actualmente está preparando oposiciones de Secundaria en la especialidad de Filosofía. Se examina el día 20 de este mes en la Comunidad de Madrid y no obtendrá plaza por culpa de los sindicatos, que han primado la experiencia docente por encima del saber, pero seguro que obtendrá una nota brillante en los exámenes.

Digo yo que tan malos no serían los profesores, ni la enseñanza pública de antaño, cuando han conseguido desarrollar cerebros como el de mi hijo.

Mi hija, que es la alegría de la huerta, hizo un módulo de no se qué, porque tiene un nombre muy raro. Empezó a trabajar de administrativa y, en sus ratos libres, estudió Administración de Empresas por la UNED, siendo la primera en terminar la carrera de todos los que empezaron con ella. Después hizo un master, también a distancia, de Asesoría Fiscal y Laboral en el CEU. Actualmente trabaja de administrativa en un horario reducido, rechazando trabajos donde le ofrecen más dinero y puestos de responsabilidad, porque quiere calidad de vida y tener tiempo para disfrutar de su hija, de su pareja, de sus amigos y para seguir estudiando psicología por la UNED.

Ninguno de los dos tiene coche, ni ropa de marca, ni salen a cenar a restaurantes caros, ni van a esquiar, ni hacen viajes exóticos, pero son dos personas estupendas que están dirigiendo su vida de la manera que ellos mismos han decidido.

Deseo, y voy a luchar por ello, que mi nieta Alba pueda asistir a una escuela pública de calidad y laica. No quiero que le enseñen valores ni le pongan una asignatura de educación para la ciudadanía, sino que le transmitan todos los responsables de la educación de nuestro país, con su ejemplo y con su trabajo: la ética, la honestidad, la decencia y la dignidad de la carecen muchos de ellos. Quiero que en la escuela le alfabeticen en todos los lenguajes y le enseñen la Cultura, que durante miles de años han desarrollado nuestros antepasados. No quiero que la tengan celebrando eventos varios y días de…, decorando pasillos, organizando fiestas, haciendo talleres de cocina y demás chorradas por el estilo.

Otra de las razones por las que no puedo dedicar mi tiempo a administrar una bitácora es que tengo 25 alumnos de 4 años, a los que dedico muchas horas (no sólo en el horario lectivo), porque me apasiona trabajar con ellos, escuchar lo que dicen y cómo interpretan las cosas, ver como van despertando al mundo, enseñarles cosas importantes como quién era Lorca, Gloria Fuertes, Velázquez… y sobre todo la lectura y la escritura con todo tipo de textos. Y para tenerlos encandilados y que disfruten aprendiendo preparo libros, abecedarios, textos redactados por ellos (aunque sea yo la que escribo sus ideas) y un periódico donde ponemos las fotos y noticias traídas por ellos.

La mayoría de mis alumnos, cuando pasan a Primaria ya saben leer comprendiendo y leen con la misma pronunciación y entonación que yo, que sacaba matrícula en el instituto porque recitaba de memoria y muy bien “La canción del pirata”.

Y otra razón por la que no tengo tiempo de administrar una bitácora es que, como siempre he sido un culillo inquieto y me gusta probar de casi todo, lo último en lo que estoy metida es en preparar las oposiciones de infantil a futuros maestros. Empecé hace 5 años con un grupo de maestros interinos que me conocían y me lo pidieron. Ahora estoy desbordada porque ya son 40 maestros solicitando que quieren preparar las oposiciones conmigo para el próximo curso.

Tampoco quiero dejar este trabajo porque, además de dejarme unos buenos ingresos económicos (para que negarlo), que me merezco por mi esfuerzo y porque soy una excelente maestra y cuando yo les explico las teorías educativas que “impregnan” la LOGSE y la LOE ¡hasta las entienden!, me parece que es una vía estupenda para mentalizar a los futuros maestros de la importancia de nuestra tarea y la función social que tiene la escuela y no se dejen deslumbrar por discursos políticos de moda y vayan al meollo de la cuestión de cuál es nuestra función dentro de la escuela: prioritariamente alfabetizar a la población estudiantil.

Ya ves, Juan, como soy. Empecé contestando tu carta y me ha salido una crónica de mi vida. Así son todos mis escritos, mezclo lo personal con lo profesional, no me paro a corregir la puntuación, ni el estilo, ni la sintaxis, por lo que muchos de ellos no se pueden publicar. Pero pienso que, esto que acabo de escribir, una vez pulido y corregido, podría ser un buen artículo: “En defensa de la enseñanza pública” o “Carta de una madre y maestra” ¿Cómo lo ves?

(De Mª Ángeles)

Anuncios

6 comentarios »

  1. Uy, Mª Angeles, me ha encantado tu carta. Está llena de verdad y de sentido común, tienes que ser una persona estupenda, se transparenta en tus letras.
    En cierto modo me he identificado contigo, yo también tengo dos hijos, y aunque de mucha más corta edad, siempre han estado en centros públicos, y hasta el día de hoy les va muy bien, y estoy orgullos de cómo crecen.
    ¿De dónde sacas tanta fuerza y capacidad para llevar todo ese trabajo para adelante? Sólo con “lidiar” con todos esos “enanos” de cinco años es como para quedar exhausta. Admiro mucho a los maestros de educación infantil, creo que hacen el trabajo más importante, y no estais suficientemente valorados. Ponéis los cimientos para que los demás podamos edificar encima.Tenéis mucho mérito.
    No nos dejes, sigue en contacto. Te esperamos.

    Comentario por dolo — 15 junio, 2008 @ 09:53 | Responder

  2. Hola, yo soy partidaria acérrima de la educación pública (claro, es que soy tan rara que me eduqué en coles públicos). La verdad es que tu carta es muy interesante, a mí me gusta trabajar con peques tambien, de hecho, me dan tanto con lo poco que yo creo que les doy que a veces me siento egoísta.
    Inteligente tu hija, ¿dónde se vio, dirá mucha gente, que alguien prefiera tener calidad de vida a dinero? ojalá todas las personas pensásemos así, besos

    Comentario por Moni — 15 junio, 2008 @ 15:46 | Responder

  3. Hola, soy profesor de Primaria. Siempre he defendido la escuela pública,laica, plural y de calidad. Estoy en contra de los colegios concertados, quien quiera colegios privados que los pague. Toda la financiación para los públicos. Pero oH¡ sarcasmos de la vida, mi hijo esta en un colegio privado privado, el cual me cuesta una pasta. Y, ¿sabeis por qué?, no confio en la actual escuela pública, no por sus profesionales, a los cuales considero magníficos, y en la mayoría de los casos sobrecargados;no confio en el sistema actual, han derrumbado la escuela pública. Con mi hijo no hago experimentos, ni lo sacrifico por ideales, quiero para el una buena educación, quiero que valore el esfuerzo y que tenga un buen nivel. No quiero que lo tapen con un falso manto de igualdad. Quiero igualdad de oportunidades, y que al que más lo necesita, más se le ayude, pero que se estime el esfuerzo, la dedicación de los alumnos y se les premie, lo contrario es hipocresia suedoprogresiosta.

    Comentario por José Román Román — 17 junio, 2008 @ 09:27 | Responder

  4. Hola, gracias a todos por defender la escuela pública, se nota por vuestras letras que sois unas personas estupendas.

    La fuerza, querida Dolo, la saco de mis alumnos pequeños y grandes, de los padres de mis alumnos, de mis compañeros, de mis amigos,de mi pareja y de mis hijos:

    De los pequeños cuando me regalan sus sonrisas, sus dibujos y su cariño.

    De los grandes cuando me escriben para decirme “gracias por confiar en mi, eres la mejor maestra que he tenido”.

    De los padres cuando me regalan libros con dedicatorias como estas: “gracias por enseñar a nuestros hijos a amar el arte”, “gracias por todo lo hermoso que nuestros hijos reciben de ti”, “con este libro queremos expresarte nuestro cariño y respeto, eres una maestra con mayúsculas”.

    De los compañeros que, en lugar de quedarse en la cultura de la queja, están luchando contra viento y marea por una escuela pública de calidad y transmitiendo con su ejemplo y su trabajo todos los valores que nos hacen más humanos.

    De mis amigos,de mis hijos y de mi pareja que me apoyan y me cuidan…

    NO ME OLVIDO de los maestros como Don Mariano, Doña Pura y Don Ventura que confiaron en mi y me dieron las herramientas y el saber para construir y ser lo que soy ahora.

    ¡Muchas gracias a todos!

    Comentario por Mª Angeles — 20 junio, 2008 @ 08:31 | Responder

  5. Lo que me duele, me agota, me desgasta, me deprime y me indigna es:

    No tener una autentica Ley de Educación, sino el resultado de las luchas entre los partidos políticos.

    La arrogancia y prepotencia con la que actuan los políticos cuando acceden a una parcela, pequeña o grande de poder. Ejemplo: la señorita Bibiana Aido y el señor Aznar.

    Que se deriven tantos dineros públicos a las escuelas concertadas y a la iglesia católica y no se reduzca la ratio en las públicas (tener 25 alumnos por aula en infantil va en contra de todos los principios psicológicos y pedagógicos)

    Que los gestores de la educación no hagan más que trasladar los problemas de las aulas de unas etapas a otras (en EGB, donde los alumnos podían repetir, tripitir y hasta cuatripitir se daban aulas donde convivían alumnos de 10 años con alumnos de 14 y eran tan ingobernables como las actuales de ESO). Muchos maestros ya lo avisaron, “la ESO no soluciona los problemas de la EGB, los va aumentar y mucho” como así ha sido.

    Que carguen a la escuela con todos los problemas sociales y esperen que, ella solita, los resuelva, sobrecargando a los maestros con tareas que no son de su competencia.

    Que los padres deleguen toda la responsabilidad de la educación en los maestros y no sepan ni quieran poner límites a sus hijos, con el grave perjuicio para ellos y sus hijos que esto conlleva (cada vez hay más denuncias de padres maltratados por sus hijos)

    La excesiva burocratización de los centros de enseñanza y la jerga pedagógica que nos hacen perder tanto tiempo y energías.

    El mercadillo en que se han convertido los CPRs que ya sólo sirven para dar horas, cuartos, puntos y comas y cobrar los sexenios.

    La banalización de nuestra función como maestros y profesores llegando a limites insoportables…

    No sigo porque la lista sería interminable.

    Comentario por Mª Angeles — 20 junio, 2008 @ 10:22 | Responder

  6. Yo soy alumna de escuela pública y veo docencia en lucha por sus intereses y poca aplicación de ésta en sus funciones (no digo que sea vuestro caso), por lo que muchas voces pierden fuerza debido a estas “ineficiencias”.
    Me alegro de que tus hijos hayan tenido la suerte de encontrar un camino académico en el cual se sienten agusto.
    A mi me de la impresión que algunos profesores están algo “subidos”… o es que aún quedamos bichos raros.

    Comentario por apichi — 20 junio, 2008 @ 11:46 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: