Crisis Educativa

22 octubre, 2009

¿Atención a la diversidad o trabajo intensivo?

Filed under: Entradas — JuanV @ 15:53

Como no somos todos iguales por naturaleza en cuanto a capacidades intelectuales (ni tampoco compartimos otras características, ciertamente), cada uno de nosotros necesita un tiempo distinto para, digamos, aprender algo determinado, por ejemplo. Cada uno de nosotros necesitará dedicar al aprendizaje de algo una cantidad de tiempo que no tiene por qué coincidir con el tiempo que le han de dedicar los demás para aprenderlo: habrá quien necesite hacer más prácticas, más ejercicios, más pruebas, más comprobaciones, y otra vez más ejercicios, etc. Esto es evidente, pero es necesario comentarlo porque lo que resulta evidente para la mayoría de los mortales puede no parecerlo a la pedagogía oficial.

En nuestro actual sistema educativo impera la idea de que todos los alumnos, independientemente de su capacidad intelectual, esfuerzo y trabajo, han de dedicar el mismo tiempo a los aprendizajes escolares de forma que, cuando se considera terminado el tiempo establecido de antemano para el aprendizaje de algo, todos sin excepción pasan al siguiente “trabajo”, tanto si dominan como si no dominan lo anterior. Esto es una barbaridad descomunal sin paliativos. diversidadPero esto se hace y se defiende desde posturas que ofrecen apoyo y justificación a la ley (la LogsE y sus implicaciones, por supuesto). Y es así porque en vez de considerar el aprendizaje y los conocimientos como objetivos que hay que alcanzar, lo que debe marcar y definir, en definitiva, quién pasa y quién no al siguiente peldaño (bien sea otra unidad del temario, bien sea el curso siguiente), se considera suficiente haber permanecido en clase el tiempo común establecido para todos, y no importa que se hayan o no cubierto los objetivos. Además, en vez de considerar los objetivos que se pretenden conseguir como un listón que hay que saltar, una meta que conseguir, independientemente del punto de partida, lo que se hace es “adaptar” ese listón (de contenidos, de objetivos, de aprendizajes, de conocimientos) a cada alumno, a su punto de partida, a su entorno, a sus intereses, a sus circunstancias, etc., privándolos así de toda posibilidad de superarse así mismos, de progresar, tirando por tierra, en definitiva, la esperanza de promoción social a largo plazo que supone toda formación y educación.

El resultado de esta política y de estas prácticas está a la vista.

De donde hay que partir en enseñanza, y lo primero que habrá que aceptar, es que aprender algo, sea lo que sea, es un trabajo difícil; es algo que implica un esfuerzo, que supone una concentración, que necesita una atención especial, cierto interés por parte de la persona que quiere aprender. Cualquier declaración, venga de donde venga, que contradiga en parte o en su totalidad este aserto debería quedar relegada y descalificada por falsa y peligrosa, por atentar contra el principio fundamental de la enseñanza. Debería además proscribirse por incitar al engaño más cruel de criaturas inocentes.

La “atención a la diversidad”, uno de pilares en los que se basaba la LOGSE y ahora la LOE, se entiende como la intención de atender de forma especial a aquellos alumnos que presentan ciertas dificultades de aprendizaje. Dejando aparte a quienes padecen deficiencias severas, se entiende que la idea debería ser poder alcanzar los objetivos propuestos para el curso en el que se encuentren esos alumnos, a pesar del atraso que presenten. Nunca se deberían perder de vista los objetivos; nunca pensar que esos alumnos son incapaces de alcanzarlos. atencion-a-la-diversidadDe otra manera, se los estaría condenando, desde el principio, a no llegar a alcanzar los objetivos propuestos, a permanecer siempre atrasados respecto a sus compañeros de curso con la excusa de respetar sus puntos de partida, sus ritmos o sus supuestas menores capacidades.

Sucede que ciertamente hay alumnos que presentan dificultades especiales para los estudios. Pero también sucede, con más asiduidad de la que muchos estarían dispuestos a aceptar en primera instancia, que muchos de los alumnos catalogados como “de diversidad” lo único que necesitan es dedicar el tiempo y la atención necesarios a las distintas materias, especialmente las instrumentales básicas como lectura y escritura, para poder alcanzar a sus compañeros de clase. Tiempo y atención que nunca antes dedicaron y que resulta ser precisamente el origen de su necesidad de “atención a la diversidad”. Se entiende, o se debería entender entonces, en buena lógica, que estos alumnos tendrían que trabajar más y a veces mucho más para poder alcanzar a sus compañeros, dedicando el tiempo que no dedicaron antes. Luego la “atención a la diversidad” debería entenderse, en definitiva, como “trabajo intensivo”, justo lo contrario de lo que se promueve y se hace en los centros educativos ahora.

Anuncios

9 comentarios »

  1. Completamente de acuerdo. La inmensa mayoría de los alumnos “con necesidades” no tienen ningún retraso.

    Comentario por Rosalía — 23 octubre, 2009 @ 23:32 | Responder

  2. A ver. Básicamente estoy de acuerdo con lo que aquí se dice. Es cierto. Muchos alumnos que hoy día presentan un retraso curricular enorme, precisando que se le adapte el currículum porque de lo contrario no podrían hacer absolutamente nada (les suena a latín lo que se explica en su clase, cómo entender una ecuación si no saben restar llevándose…) no son niños que hayan nacido con ninguna discapacidad, aunque sí debido a que no han trabajado lo suficiente, y estando esto acompañado en la inmensa mayoría de los casos de una problemática familiar evidente, tienen una “discapacidad” funcional, digamos.
    ¿Qué hacemos entonces con esos niños? Ahora ya, en secundaria,por mucho que trabajen, no van a conseguir los niveles propios de su curso.
    Parto de que tampoco se les puede dejar “tirados”, hay que darle una solución a estos casos, solución, que a mi manera de ver pasaría por lo siguiente:
    1º La atención a la diversidad ha de estar acompañada de medios suficientes. Es decir, la desventaja que el niño comienza a manifestar desde pequeñito (ya sea por desventaja sociocultural, ya sea por una dificultad en el aprendizaje) hay que atajarla firmemente desde el primer momento, compensarla en la escuela. POr lo tanto, debería de haber profesorado de apoyo, logopedas, psicólogos, trabajadores sociales, que trabajaran intensamente en los primeros años de escolaridad, comenzando incluso a “darse caña” en Educación Infantil. Sin remilgos de no poder sacar al niño del aula porque se desintegra, ni nada parecido. Y , por supuesto, Primero de Primaria, debería de ser el curso más atendido, porque si cuando hay que aprender a leer y escribir, a sumar y restar, no se aprende, mal empezamos.
    2º Si después de ser atendido en primaria cada niño según lo necesite, el niño no logra “remontar”, bien porque no pueda o porque no quiera, al llegar a Secundaria, debieran estar a su disposición distintos itinerarios, que le dieran la oportunidad de hacer la Secundaria, de otro modo, más adaptada a ellos, preparandose a la vez para un oficio. Una especie de Diversificación desde Primero de la ESO, o de Formación Profesional, si se quiere ver así.
    Otro caso distinto, son los niños con verdaderas Necesidades Educativas, de las que ya hablaremos más adelante (¿no?) y que tienen todo el derecho a estar integrados en el sistema educativo. Derecho del que nadie puede dudar.

    Comentario por dolo — 24 octubre, 2009 @ 19:29 | Responder

  3. Hola, amigos.

    Les adjunto un comentario que acabo de poner en la página de los disidentes de Apia, al hilo de este enlace que se puso allí:

    http://www.canalsur.es/informativos/not…dCanal=713

    MI COMENTARIO

    (Disculpen la crítica constructiva que incluyo a lo que considero una falta de ambición en este apreciado colectivo, Crisis Educativa).

    1º Sintiéndolo mucho, he de decir que el portavoz de ACIA ha demostrado que no les importa lo que pase con la enseñanza en España sino simplemente que los catedráticos se salven de la quema incorporando un curso que les libere con toda probabilidad de la infame ESO. Comprensible es, pero tan gremial que difícilmente encontrará apoyo de casi nadie. Y, sobre todo, aunque se añada un curso al actual Bachillerato, tendríamos un mero paliativo de corto alcance que dejaría las cosas casi igual que están.

    2º ¿Por qué? Porque el problema, amigos de ACIA, y de “ambas” APIAS, arranca desde al primer curso de Primaria; y en ocasiones (como Delemusvara nos ha explicado alguna vez) desde la mismísima Educación Infantil. El PROBLEMA, EL PROBLEMAZO, LA MADRE DEL CORDERO, es la escasa preparación cultural e intelectual con la que está llegando la mayoría de los niños y preadolescentes a los 9, 10 o 12 años. LO DEMÁS ES, EN ENORME MEDIDA, UNA MERA CONSECUENCIA, que se agrava, sí, por las peculiaridades de la primera adolescencia.

    3º ACIA se ha quedado muy cortísima al no señalar los tres factores ESENCIALES que comenté hace poco:

    a) La necesidad de dar la máxima autoridad a los maestros, que (rivalidades aparte) son fundamentales, son “LOS FUNDAMENTALES” en la enseñanza de un país. Son quienes preparan (o más bien se están viendo imposibilitados de preparar) a los alumnos que luego reciben los Institutos, y son quienes les deben inculcar, o imponer, hábitos de trabajo y correcto comportamiento.

    b)La necesidad de Exámenes de Estado que garanticen, desde la Enseñanza Primaria, que los objetivos de cada curso se cumplen. Los maestros deben tener la sartén por el mango pero con un fin claro: que los alumnos aprendan lo que tienen que aprender.

    c) La evidencia de que SIN CENTROS ALTERNATIVOS, con disciplina espartana, para los alumnos que no dejan trabajar a maestros y profesores, ES IMPOSIBLE RECONDUCIR EFICAZMENTE LA SITUACIÓN. Explíquenme ustedes cómo puede hacerse de otra manera.

    4º ACIA ha perdido una gran oportunidad de tender puentes, para lo esencial, con los maestros. O, mejor dicho, esa oportunidad la han perdido siempre tanto ACIA como APIA como Ricardo Moreno, como todos los que dicen estar hartos de la LOGSE/LOE y sienten pánico de hablar CLARO Y PONER SOBRE LA MESA SOLUCIONES CONCRETAS PARA LA ENSEÑANZA ENTRE LOS 6 y LOS 15 AÑOS..

    5º ¡Menuda “avanzadilla! ¡Menudos arietes romos! En la práctica ignoran que la enseñanza debe funcionar con rigor desde las primeras etapas de la vida. ¿Cómo pretenden conseguir adeptos si sólo van a lo suyo?

    6º Los políticos no van a tomar ni proponer ninguna decisión drástica si no se les ha pedido. Si no se pide TODO A TOPE, no se pondrán a cambiar ni lo más imprescindible. En este sentido, el parche que plantea ACIA es simplemente DECEPCIONANTE porque la realidad es que si hubiera orden para poder dar los contenidos y si los alumnos llegaran a los Institutos con la preparación que deberían tener a los 12 años, tendríamos, en la práctica, un BACHILERATO DE SEIS AÑOS: la actual Enseñanza Secundaria (no obligatoria porque habría, desde los 12 años, alternativas de una temprana FP… y grupos, o centros, de Educación Compensatoria), la actual Enseñanza Secundaria, decía, SERÍA, EN LA PRÁCTICA Y CON SU MISMO CURRICULUM ACTUAL, UN BACHILLERATO ELEMENTAL EN TODA REGLA, DE 4 AÑOS NADA MENOS, y que podría dividirse en dos etapas cada una con su título (por ejemplo: Bachillerato Elemental, Medio y Superior). Este último, el Bachillerato Superior, se correspondería con el actual “Bachillerato”.

    7º EL ACCESO A LA ENSEÑANZA SECUNDARIA (ES DECIR AL NUEVO “BACHILLERATO ELEMENTAL”) REQUERIRÁ, OBVIAMENTE, UN PRUEBA DE INGRESO. Los alumnos que no la pasen podrán, bien repetir 6º de Primaria para intentarlo al año siguiente, bien incorporarse directamente a la “Iniciación a la FP” o a la “EDUCACIÓN COMPENSATORIA”.

    *Similar error cometieron hace poco, a mi juicio, los muy estimados amigos de Crisis Educativa que, por ejemplo hablaban de Exámenes de Estado “sin valor selectivo”.

    ¿ME QUIEREN EXPLICAR DE QUÉ SERVIRÍAN UNOS EXÁMENES QUE CARECEN DE VALOR ACADÉMICO ALGUNO?

    CUANDO SE TIENE LA OPORTUNIDAD DE HABLAR EN UN MEDIO INFORMATIVO HAY QUE DECIR COSAS EN PROFUNDIDAD Y SER MENOS TIMORATOS PORQUE ESAS OPORTUNIDADES NO SE TIENEN TODOS LOS DÍAS.

    Si no es así, tan poca dinámica de cambio y de discusión pública van a generar los supuestos “anti-Logse” como los logsianos; y tan poco nos resuelven unos como los otros. Al final los políticos (sean del PP, del PSOE o por consenso de ambos) introducirán unos cambios inefectivos que dejarán las cosas como están: con la Educación de España a la deriva. Y con los maestros/as y profesores/as vilmente humillados a diario en sus clases.

    SALUDOS A TODOS.

    Comentario por Emilio de Fez — 28 octubre, 2009 @ 03:11 | Responder

  4. Tiempo ha, se utilizaban los remiendos: se remendaba un traje, una sábana, una camisa, etc. hasta que ya no daba para más y había que buscar otra “prenda” nueva. Cuando estrenamos nuestra democracia saltabámos de alegría pensando que con ella estrenaríamos otras muchas cosas, entre ellas nuestro Sistema Educativo. Pues bien, buscaron un “traje” en la boutique política de los … y desde entonces no hacen más que poner remiendos y parches, hasta el punto que ya difícilmente se le reconoce ni como sistema ni como educativo. Urge un cambio y creo que ese cambio para que sea efectivo ha de ser radical. Fuera las monsergas y las tonterías. Ni “la letra con sangre entra”, ni “enseñar jugando”, que se trata de un IES, no de un LEC -Ludoteca de E.S.-
    Y ,como apuntáis más arriba, comenzar desde los primeros años de escolarización.

    Comentario por Rosa — 28 octubre, 2009 @ 11:24 | Responder

  5. Amigo Emilio
    Creo que la mayoría de compañeros de Crisis Educativa somos conscientes y estamos de acuerdo que el terrible problema de la emseñanza en este país empieza ciertamente en Primaria. Si no sabemos conectar más y mejor con los compañeros maestros de ese nivel educativo es sencillamente porque en su inmensa mayoría (siempre habrá excepciones) son defensores del espíritu LOgsE y no les interesa nuestro discurso, ni aceptan nuestras críticas, ni nuestros análisis.
    Encuanto a lo de los exámenes de estado sin valor selectivo, no creo haber leído nada de eso en nuestras declaraciones en la prensa, ni recuerdo haber escuchado nada de ninguno de nuestros compañeros. Creo que hemos dedicado poca atención a ese tema pero, de nuevo, creo que la mayoría de nosotros estaría de acuerdo con unos planteamientos como los tuyos o parecidos. No estoy de acuerdo en lo que dices sobre Ricardo Moreno; me parece que su Panfleto Antipedagógico es intachable y que si no ha calado en el cuerpo de maestros es por la misma razó antes expuesta: son pro-LOgsE. ¿Conoces algún colectivo de maestros que pida terminar con lo que nosotros llamamos el espíritu LOgsE? Los maestros de Primaria son el principal apoyo de los sindicatos más representativos, CCOO, Ustea y UGT. ¿Conoces alguna declaración de estos sindicatos que critique o vaya en contra del espíritu LOgsE? Y entonces, ¿cómo va a haber maestros disidentes?

    Cordiales saludos, compañero.

    Comentario por Juan — 28 octubre, 2009 @ 21:38 | Responder

  6. Hola, Juan.

    -La participación de los maestros en las elecciones sindicales es muy pequeña, aunque la de los profesores de Instituto sea aún menor. Por tanto, los sindicatos que aludes no son tan representativos de lo que la mayoría silenciosa piensa para sus adentros: son simplemente “lo que hay”.

    -Por otra parte, coincido contigo en que el “Panfleto…” de Ricardo fue una obra atinadísima y necesaria; de hecho le hice, con gusto, muchísima propaganda en mi entorno y con mis contactos. Lo que critico (y así se lo he expresado constructiva y respetuosamente) es que ni él a título personal ni su partido hayan puesto sobre la mesa un listado de PROPUESTAS MUY CONCRETAS para el cambio en profundidad de las enseñanzas no universitarias desde Infantil hasta los 15 años, pasando por la Primaria. Y empezando con medidas tajantes que acaben con la impunidad de quienes no dejan trabajar a los maestros y profesores ni aprender a sus condiscípulos.

    -Comprobaré en cuanto pueda si “me columpié” al atribuiros la propuesta de “pruebas externas no selectivas”. Quizá lo leí en otra parte ese día y me hice un lío. Mis disculpas si así fuera.

    En todo caso, ánimo y adelante sin morderse la lengua.

    SALUDOS

    Comentario por Emilio de Fez — 29 octubre, 2009 @ 07:10 | Responder

  7. Hola, a Juan y a todos. Ya localicé mi confusión en virtud de la cual os atribuía erróneamente la propuesta de “Exámenes de Estado sin valor selectivo”.

    Esa propuesta venía, no en la entrevista-reportaje que os hicieron sino en la intervención que hizo un portavoz de APIA en una Subcomisión del Parlamento Andaluz recientemente.

    Decía dicho portavoz:

    “Es necesario establecer pruebas externas de homologación al final de las enseñanzas primaria (sin carácter selectivo) y secundaria, y al final del bachillerato. Sólo así puede garantizarse una mínima calidad de la educación recibida, sea cual sea el centro escolar donde se haya impartido”.

    -Reitero mi total discrepancia con estas afirmaciones. En primer lugar, porque al llegar al final de la Primaria el mal ya está hecho. Por tanto las “pruebas externas de homologación” deben hacerse: UNA, al acabar 2º de Primaria; OTRA, al acabar 4º de Primaria; y la última al acabar la Primaria.

    -TODOS estos “Exámenes de Estado”, o como se les quiera denominar, habrán de implicar, si no se aprueban, la repetición de curso (sea 2º, 4º o 6º de Primaria).

    -Se sobreentiende que si un alumno va a repetir curso (sea 2º, 4º o 6º de Primaria) no tiene que presentarse a estos exámenes, ya que su propio profesorado ha determinado que sería inadecuado que pase al curso siguiente. La función de los “Exámenes de Estado” es convalidar (o no convalidar) la decisión tomada por el profesorado del alumno. Y motivar al profesorado a hacer el máximo esfuerzo para que sus alumnos consigan los objetivos básicos marcados en el Plan de Estudios de cada curso, ciclo y etapa, dándoles toda la autoridad precisa para ello.

    -Lo mismo cabe decir de los Exámenes de Estado que habría tras cada ciclo de la Enseñanza Secundaria, es decir, tras los Bachilleratos que propongo:

    —>Bachillerato Elemental (en lugar de los actuales 1º y 2º de la ESO, denominación que desaparecería al no ser ya obligatoria y tner las laternativas de FP o Educación Compensatoria).

    —>Bachillerato Medio (en lugar de los actuales 3º y 4º de la ESO).

    —>Bachillerato Superior, que se correspondería con el actual Bachillerato.

    SALUDOS.

    Comentario por Emilio de Fez — 29 octubre, 2009 @ 10:07 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: