Crisis Educativa

28 febrero, 2010

Cómo ahorrar dinero y mejorar la enseñanza: el punto de vista de los profesores

Filed under: Entradas — JuanV @ 12:45

Ahora que nuestros políticos (¿los que nos merecemos?) están tan entusiasmados con el Pacto Educativo, sin pedir la opinión de los que tendrían que llevarlo a efecto (como siempre); a los profesores se nos ocurre dar nuestro punto de vista (tenemos la manía de ser como “Pepito Grillo”), aunque evidentemente no interesa a los que dirigen los designios educativos del país. Sin embargo, tenemos la impresión de que muchos afectados: padres y alumnos, estarán muy de acuerdo con nosotros.

Partiendo de la base de que estamos en medio de una crisis económica y el dinero no nos sobra, las medidas que proponemos son las siguientes:

1)      Reducir en un 75% los cargos de la Consejería de Educación, empezando por Viceconsejería, Direcciones Generales, Coordinadores, Asesores …etc. También podría reducirse considerablemente el Servicio de Inspección, que si dejase de hacer labores ideológicas, políticas y burocráticas, tendría mucho más tiempo para realizar las labores técnicas necesarias. Esta medida no sólo ahorraría gran cantidad de dinero, también mejoraría directamente la calidad de la enseñanza. La actividad de todos estos “cargos” de la administración dificulta y desvirtúa sistemáticamente la labor docente del profesorado y multiplica por cien sus tareas burocráticas e inútiles.

2)      Reconvertir a los cientos (¿miles?) de pedagogos, psicopedagogos y afines que están dirigiendo ideológicamente nuestro “exitoso” Sistema Educativo, desde los despachos y desde los Departamentos de las Facultades de Educación. Ya que han estado predicando en el desierto, durante más de 20 años, sin conseguir con los profesores lo que, según ellos, tenemos que conseguir con nuestros alumnos (“motivación, atención a la diversidad, aprender a aprender, aprendizaje en un entorno lúdico y participativo…”) que salgan de sus despachos y facultades a poner en práctica sus elaboradas teorías a pie de aula, para reconducir a los alumnos que fracasan. Así los alumnos desmotivados, disruptivos y conflictivos que impiden el aprendizaje del resto, estarían muy bien atendidos por expertos en solucionar sus problemas. Los demás, podrían aprender sin necesidad de expertos en psicopedagogía, con humildes especialistas en las respectivas materias. Además, al trabajar como profesores de a pie nos ahorraríamos una considerable cantidad de dinero en sus sueldos.

3)      Eliminar las subvenciones millonarias a los Sindicatos y que los liberados sindicales retornen a las aulas. Su actividad no ha mejorado las condiciones de trabajo de los profesores, al menos de los de Secundaria, más bien todo lo contrario. Y los cursos y actividades que realizan con unos presupuestos elevadísimos, evidentemente tampoco han mejorado la Educación en nuestro país. Cuando tengamos que defender nuestros derechos laborales ya lo haremos nosotros mismos, desde las aulas, a pie de obra.

4)      Liberar a los profesores de tareas que no les son propias como:

a) Burocráticas y administrativas que pueden ser desempeñadas por personal administrativo mucho más eficazmente y con sueldo base más bajo,

b) De cuidadores, animadores y guardias que pueden ser realizadas más  adecuadamente y de forma más económica por cuidadores, animadores socioculturales y guardias de seguridad.

Además del ahorro monetario, esto permitiría que los profesores rindieran más en las labores propias de la docencia, es decir, aumentarían su “productividad en enseñanza”, que es de lo que se trata.

5)      Las tareas de tutoría y orientación serían realizadas por orientadores, que aumentarían en número según las necesidades de cada centro, con una preparación más  adecuada para ello que los profesores. Así esta labor se realizaría más eficazmente y los profesores podrían impartir más clases de las materias que les corresponden.

6)      Paralizar los Planes y Proyectos costosos e inútiles desde el punto de vista educativo, como el fracasado Programa de Calidad y Mejora de los Rendimientos escolares (¿Chantaje y Maquillaje?) que paga a los que se unen a él un dinero extra por “no hacer nada” o ¿qué decir del regalo de ordenadores para los niños de 5º de primaria?.

Con todas las medidas anteriores, además del ahorro de unos cuantos millones de euros y la mejora inmediata de la Educación, proporcionaríamos más puestos de trabajo de administrativos, cuidadores, animadores socioculturales … aumentando también la plantilla de orientadores. Con el nivel de paro actual, lo consideramos también una razón de peso.

Y, por último, para que los profesores recuperásemos la autoridad perdida (tan manoseada últimamente por los políticos en los medios de comunicación) y mejorar considerablemente el nivel de nuestros alumnos en pocos años, nos bastaría con dos medidas más:

7)      Eliminar la promoción automática. Un alumno no podría pasar de curso con  parte importante de las asignaturas suspensas en ningún caso.

8)      Exámenes externos de nivel al finalizar cada etapa, en los que se exijan unos conocimientos mínimos indispensables para el correcto aprovechamiento de la siguiente etapa educativa (concretos y explícitos, sin vaguedades, que con eso de “adaptarnos al nivel de los alumnos y al entorno” estamos todos un poco perdidos).

De nuestra compañera Rosalía

Anuncios

26 febrero, 2010

¿Qué esperamos para ir a la HUELGA?

Filed under: Entradas — JuanV @ 14:07

Dicen que el Consejo Escolar de Andalucía es el órgano superior de participación democrática en la programación general de la enseñanza de los niveles no universitarios en la Comunidad Autónoma de Andalucía, dicen. Desde esta página queremos hacer notar, como comenta El Profesor Cabreado, su actuación más reciente.

En la reunión del Pleno de dicho órgano mantenida el pasado miércoles, 24 de este mes de febrero, se ha dado la aprobación al nuevo Reglamento de Organización de los Centros (ROC) con 33 votos a favor, 11 en contra y 5 abstenciones. Han votado afirmativamente al ROC los sindicatos CCOO (nada sorprendente, por supuesto) y ANPE (¿a qué juegan éstos ahora?), y han votado negativamente CSIF, USTEA, SADI y FETE (estos ya no saben ni para quién vendimian).

Nos preguntamos a quién se creen estos señores que representan; de qué sirve tanta palabrería pseudo-democrática y tanto progresismo de salón. Ni sindicatos, ni ese Consejo Escolar pueden considerarse representantes válidos actualmente de los profesores. ¿Por qué no preguntan por los institutos? Rechazamos de plano que se quiera hacer llegar a la opinión pública que existe consenso de ningún tipo en cuanto al nuevo Reglamento de Organización de los Centros. Cualquier declaración al respecto supone un intento de manipulación sin paliativos. Insistimos, ¿por qué no preguntan por los Centros?

Desde aquí queremos expresar nuestro rechazo total y absoluto al nuevo Reglamento de Organización de los Centros y anunciamos nuestra intención de apoyar cualquier iniciativa seria de convocatoria de una huelga contra dicho reglamento. Tal vez el único lenguaje que entienda la Administración sea el de la fuerza. Pues bien, vamos a la huelga. A la huelga antes de que sea demasiado tarde. A la huelga antes de que aprueben ese ROC.

Compañero, vamos a organizarnos.

Compañeros, vamos a la huelga.

Por una enseñanza pública digna de ese nombre.

Por una gestión democrática de los Centros.

HUELGA

HUELGA

HUELGA

22 febrero, 2010

El ROC de la LEA

Filed under: Entradas — JuanV @ 20:24

La crítica constante a la racionalidad y a los conocimientos, el relativismo más delirante y absurdo y la idea del todo vale se han introducido en el mundo de la educación.

Son las ideas en las que se sustentan las políticas educativas empeñadas en restar importancia a los contenidos, a los conocimientos, y que traen como consecuencia que se cuestione la existencia de los Departamentos Didácticos en los institutos, por ejemplo.

Son las ideas que hacen que se permita a alumnos promocionar de curso con media docena de asignaturas suspensas o más, porque hacen primar los valores sobre los saberes.

Son las ideas que ponen de moda conceptos como “aprender a aprender” (sea lo que sea eso, signifique lo que signifique), y que introducen  en la educación términos procedentes del mundo empresarial, como el de “competencias” (como si fuera un descubrimiento decir que el que estudia la multiplicación tiene que saber multiplicar).

El uso de estos términos del ámbito mercantil y de los negocios pone de manifiesto hasta qué punto está la educación siendo invadida por el mercado. Tenemos el más claro ejemplo en lo que está ocurriendo en la Universidad con el nefasto Plan Bolonia.

Todo esto es el discurso neoliberal, que os sonará, sin duda:

Habla de la descentralización o la autonomía de los centros y la obsesión por el control local, encubriendo una auténtica desestatalización de la enseñanza, cuando el Estado resulta ser el mejor, y tal vez el único, garante de una verdadera igualdad de oportunidades y de la equidad en materia educativa.

Habla de la gestión empresarial de los centros en busca de la eficiencia y la eficacia e insistiendo en el control de calidad, en la evaluación, en la innovación, en la investigación. Pero nosotros sabemos que en educación todo esto sólo significa aumentar la burocracia.

Habla de la profesionalización de los directores, a los que se empeña en convertir en capataces y gerentes como si de una empresa se tratara, confundiendo lo meramente organizativo con lo puramente técnico, acabando de un plumazo con la gestión democrática de los Centros, por la que tanto luchamos durante años.

Es un discurso que resalta la fe en el uso milagroso de las TICs, como si el sólo hecho de manejar un ordenador implicara poseer conocimiento, capacidad de análisis, de síntesis, y visión crítica.

Habla de aprender a aprender como una panacea, cuando sabemos que nada es mejor para aprender que haber aprendido, de forma que cuanto más se aprende más fácil resulta seguir aprendiendo.

Se habla de libertad de elección de Centro por parte de las familias, y lo que se consigue es lanzar a los padres a una lucha por las plazas para sus hijos en los centros educativos, de la que siempre saldrán perdedores los mismos, los de origen social más humilde.

Es un discurso obsesionado por el culto a la diversidad y tachan de segregación cualquier intento de itinerarios educativos o vías distintas para alumnos con intereses y capacidades diversas, pero implantan programas donde se privilegia a ciertos grupos de alumnos con más y mejores medios, con una atención especializada, con menos ratio y a eso no lo llaman segregación sino bilingüismo.

Son ideas que permiten que los alumnos promocionen según la edad en vez de por nivel de conocimientos, porque priman los aspectos afectivos y de índole social por encima de factores académicos, de índole intelectual.

Son ideas que están convirtiendo a los centros educativos en centros de asistencia social, centros de acogida, preocupados por tener a todos los chavales recogidos, pero absolutamente perdidos respecto a qué hacer con ellos después.

Son ideas que están despojando a las escuelas e institutos de su finalidad y sentido, que no puede ser otro que transmitir a las nuevas generaciones el legado científico y cultural de la humanidad.

Son ideas que insisten una y otra vez en la preeminencia del “cómo enseñar” sobre el “qué enseñar”, para regocijo y solaz de pedagogos y otros expertos-en-no-coger-la-tiza, preocupados hasta la obsesión por infinitos tipos de evaluaciones mientras apenas conseguimos saber si nuestros alumnos alcanzan o no los objetivos propuestos.

Todas estas ideas se ven reflejadas de una u otra forma en el nuevo Reglamento de Organización de los Centros:

– se hace posible la creación de centros educativos de titularidad pública por parte de los Ayuntamientos, con lo que se da un paso más hacia la privatización encubierta de la educación.

– se insiste en una autonomía para los centros educativos de forma totalmente descontrolada, que puede dar lugar a una clasificación de Centros en diversas categorías y que acabará perjudicando a  las familias más humildes.

– se dota de un poder desmesurado al director para convertirlo en un auténtico líder ideológico. Para ello se crea el Departamento de Formación e Innovación Educativa y el Departamento de Evaluación y Calidad, que se encargarán de exigir a los profesores de cada materia lo que deben y lo que no deben preguntar en los exámenes, los criterios de evaluación y el número de aprobados.

– se despoja de sus funciones lógicas y naturales al Claustro de Profesores, que acaba convertido en una figura meramente decorativa.

Pero no podemos llevarnos a engaño. Todas estas ideas no surgen de la nada. Todo lo que se está aplicando en este nuevo Reglamento de Organización de los Centros  no es sino el desarrollo de las ideas contenidas en la LEA, la Ley de Educación Andaluza que se apoya en la LOE. Y la LOE todos sabemos que es la LOGSE en estado puro, con menos letras.  Nada debe sorprendernos, pues. ¿Qué cabe esperar de una ley como esa?

El colectivo de profesores Crisis Educativa quiere dejar muy claro que estamos en contra de este nuevo Reglamento de Organización de los Centros. Pero también queremos hacer constar que esta manifestación de nuestro rechazo no es sino un punto más, una pequeña batalla, dentro de nuestra lucha en la defensa de una verdadera enseñanza pública, para lo que llevamos ya años exigiendo un cambio radical del sistema educativo.

Hace aproximadamente un año iniciamos en Huelva las manifestaciones públicas contra el Plan de Calidad que la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía quería introducir masivamente en los Centros.  Ahora quiere hacer lo mismo de manera más sutil. Nosotros volvemos a decir NO; un NO rotundo a esos planes. Y como antes, esperamos que la manifestación de nuestro rechazo al ROC, esta concentración, sirva de ejemplo y detonante para que todos nuestros compañeros de otras provincias se sumen  a este rechazo.

Compañeros, decid con nosotros:

NO AL ROC

Página siguiente »

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: