Crisis Educativa

17 abril, 2010

LOE, LEA y ROC

Filed under: Entradas — JuanV @ 20:08

Hemos convocado una jornada de huelga y una manifestación contra el nuevo Reglamento de Organización de los Centros (ROC) porque estamos convencidos de que la aplicación de dicho reglamento tendrá repercusiones muy negativas para los centros educativos y para la enseñanza pública en general. El curso pasado se dio a los Claustros la posibilidad de que expresaran sus puntos de vista sobre el borrador del nuevo Reglamento. Es elocuente que no se de información sobre los datos de esa consulta.

Se quiere justificar el aumento de autonomía para los centros educativos por considerarla uno de los factores que influyen en el éxito escolar. Nosotros decimos que se podría intentar importar otros factores que también influyen directamente en el éxito de los sistemas educativos y no ponen en peligro la equidad y la igualdad del sistema o el carácter democrático de su gestión. Conseguir a las personas más aptas para la docencia, o garantizar que el sistema educativo brinde la mejor instrucción posible a todos los alumnos, sin confundir igualdad de oportunidades con igualdad en los resultados. O garantizar la búsqueda del mérito y la excelencia como base para la promoción social basada en la distribución equitativa de oportunidades. En nuestra opinión, la autonomía de los centros, así sin límites expresos, atenta directamente contra el principio de igualdad de todos los ciudadanos a recibir una misma enseñanza independientemente del lugar de nacimiento, su raza, su sexo, su religión, o cualquier otra característica personal. Si los centros educativos se “adaptan” al tipo de alumno que van a recibir, pronto habrá centros de primera, de segunda y no se sabe cuántas categorías más, donde se enseñarán unas u otras asignaturas, más o menos contenidos, y será más o menos fácil promocionar de curso o lograr un título dependiendo del barrio donde se ubique el centro poniendo en grave peligro algo tan delicado como es la cohesión social. Nosotros pensamos que este panorama que se dibuja con la aplicación del ROC es una auténtica aberración, profundamente injusto, decididamente antidemocrático y habría que ver si no es sencillamente inconstitucional.

Según palabras del propio Viceconsejero, una vez que se acepta una mayor autonomía para los centros educativos (una autonomía sin unos límites claramente definidos), el siguiente paso parece caer por su propio peso: dar más poder a los directores de los centros para “gestionar” esa autonomía y así disponer de unos agentes “responsables”, cabezas visibles de los centros a los que exigirles responsabilidad y rendimiento de cuentas. Nosotros pensamos que la figura del director del centro aparece así sobredimensionada: se confunde su gestión organizativa con una labor técnica, como es la dirección pedagógica del centro, que no corresponde sino al conjunto de especialistas en cada una de las distintas materias que se integran naturalmente en los Departamentos Didácticos; se le otorga una potestad sancionadora sobre el resto de los componentes del Claustro de Profesores que es problemática e innecesaria pues basta para ello, sin lugar a dudas, la aplicación de los procedimientos actualmente vigentes; se hace que pueda asignar materias a los departamentos, crear perfiles para plazas vacantes en su centro, nombrar a los jefes de Departamentos. En definitiva aparece como el gerente de una empresa encargado de velar por que se cumplan las directrices emanadas de la Consejería de Educación, un auténtico comisario político que pone en entredicho la libertad de cátedra de los profesores y la gestión democrática de los centros.

Nosotros pensamos que el funcionamiento de un centro educativo no puede ni debe parecerse al de una empresa, como parece desprenderse de la política educativa emanada de los mensajes y recomendaciones que llevan haciendo hace ya algunos años organismos internacionales tales como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), la Mesa Redonda de los Industriales Europeos (European Round Table of Industrialists, ERT), el Banco Mundial, o la misma Comisión Europea. Estos organismos insisten en marcar las pautas para el desarrollo de políticas educativas de un marcado corte neoliberal caracterizadas, entre otras ideas, por: dejación de funciones relacionadas con la educación por parte del estado; posibilidad de gestión de los centros públicos por entidades privadas; insistencia en una mayor autonomía para los centros, financiera, de programas de enseñanza, currículos, criterios de evaluación, etc., favorecedora de un mercado de centros en plena competencia; reforzar la autoridad y las funciones de los directores de los centros; instauración paulatina de las fórmulas de la oferta y la demanda en el mundo de la educación; minusvaloración y reducción del conocimiento y de los saberes convirtiendo a los profesores en meros instructores encargados de que los alumnos adquieran las “competencias” que determine el mercado de trabajo; cuestionamiento de la figura del funcionario docente, pues lo que interesa son trabajadores en continuo estado de inseguridad respecto a su puesto de trabajo, sin apenas derechos y fácilmente gobernables. No hay que ser muy inteligente para apreciar bastantes parecidos entre estas medidas y las que supone la política educativa del gobierno central, mediante leyes como la LOGSE y luego la LOE, y el gobierno autonómico de la Junta de Andalucía, con la LEA y con su desarrollo, dando lugar a normativas como el nuevo Reglamento de Organización de los Centros (ROC).

No es la primera vez que insistimos en la idea de que el nuevo ROC no surge de la nada. Efectivamente parte de supuestos que aparecen de una u otra forma, más o menos implícitos, en el articulado de la LEA y de la LOE, o viceversa. Precisamente por esa razón no cabe rechazar el ROC sin poner en entredicho las leyes que lo sustentan. Mal se puede defender una ley cuyo desarrollo da cabida a una normativa tan nefasta como es el ROC. No puede causar extrañeza pues que desde esta página manifestemos nuestro profundo rechazo no sólo al nuevo Reglamento de Organización de los Centros (ROC), sino a la misma LEA y la LOE.

En este sentido han surgido en fechas recientes dos iniciativas que, igual que nosotros con la nuestra de hace ahora poco más de un año,  Profesores de la enseñanza pública denuncian, buscan el apoyo masivo de la ciudadanía en general, maestros, profesores, familias, y personas preocupadas por la situación de la educación en nuestro país. El objetivo: un cambio radical del sistema educativo. Me refiero al Manifiesto de Maestros y Profesores, y al Manifiesto “Por una vuelta al sentido común en la enseñanza”. Desde esta página apoyamos estas iniciativas e invitamos a todos a apoyarlas con la firma vía internet.

Ánimo, compañeros, cada vez somos más.

Anuncios

1 comentario »

  1. http://www.elpais.com/articulo/andalucia/Hay/aislar/violencia/escolar/elpepiespand/20100502elpand_9/Tes?print=1

    Comentario por entrevista con ausencias significativas, ni muuuuuuuu de los ROC,s — 3 mayo, 2010 @ 07:25 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: