Crisis Educativa

12 septiembre, 2010

Sobre “La escuela contra el mundo”

Filed under: Entradas — JuanV @ 22:02

La escuela contra el mundo. El optimismo es posible”, de Gregorio Luri, presenta un buen análisis de la situación actual que atraviesa la educación en nuestro país. Su crítica va desde algunos de los principios de la pedagogía llamada moderna, como colocar al niño en el centro del proceso enseñanza-aprendizaje, aprender jugando, o el constructivismo, hasta la influencia del relativismo postmoderno en la enseñanza, la idea vacía de aprender a aprender, la comprensividad o la insistencia en el uso de las TICs, pasando por encima de autores sacrosantos de la pedagogía como J. Dewey o A.S. Neill. Nos parecen muy acertados sus planteamientos críticos así como la defensa que hace de ideas como el esfuerzo y el mérito, la memoria, la autoridad del profesor o la transmisión de conocimientos. A propósito de esto último por cierto, no se entiende salvo como contradicción el uso que hace del término “competencias”, concepto proveniente del mundo empresarial y que se opone frontalmente a la idea clásica de conocimientos que Luri parece defender. Tampoco nos parece muy acertada la defensa que hace en última instancia y sin aclarar de la autonomía de centros. Por otra parte se echa en falta una mención, por pequeña que fuera, al problema de la exagerada descentralización del sistema educativo español con el resultado de 17 sistemas distintos en la práctica. Él parece un testigo privilegiado por haber desarrollado su carrera profesional en Cataluña pese a ser navarro para aportar una visión crítica de los entresijos del mundo de la enseñanza en dicha Comunidad Autónoma, incluyendo su postura ante la inmersión lingüística.

Desde nuestro punto de vista, de todas formas, el gran error del libro es considerar al profesor como principal agente responsable del éxito escolar. A lo largo de las casi trescientas páginas se repite esta idea una y otra vez cayendo en la misma trampa en la que caen aquellos que, como la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía, proponen “premiar” a aquellos profesores que presenten buenos resultados, o sea, mayor número de aprobados. Sugiere Luri que el éxito en la escuela depende de contar con un buen maestro; entonces se sugiere por pasiva que el fracaso depende del maestro igualmente. ¿Cómo puede caer en semejante error después de estar defendiendo la importancia del esfuerzo (se supone que por parte del alumno), del uso de la memoria, del valor del mérito y de la transmisión de conocimientos? ¿Es que la actitud del alumno no cuenta para nada? ¿No importa que el alumno se niegue en redondo a leer, a hacer los deberes, a estudiar o a coger el bolígrafo en clase? ¿O es que al final va a culpar al maestro como hacen otros de no saber “motivar” adecuadamente?

Para nosotros el éxito o el fracaso escolar, en primera instancia, principal y fundamentalmente depende del alumno, no del profesor. Por muy malo que sea un profesor, un buen alumno tiene bastantes posibilidades de alcanzar el éxito, mientras que un mal alumno apenas tiene alguna por muy bueno que sea el profesor. La figura del profesor influye, a veces más a veces menos, pero normalmente no resulta determinante. Además estamos convencidos de que debe ser así y que otra cosa no es buena para la enseñanza.

En cualquier caso recomendamos la lectura de esta obra con polémica incluída y la adjuntamos a la lista de nuestros libros críticos. Bienvenido sea.

Anuncios

2 comentarios »

  1. El parto de los montes en Andalucia.
    Nunca un sistema educativo aspir´o a menos en la Historia de España:

    Griñán dice que la calidad de la enseñanza es “aprender a leer, a escribir y las Matemáticas”

    Comentario por Kruscaya — 20 septiembre, 2010 @ 11:09 | Responder

  2. Tiene razón. Si es sensato y todo. Lo que no entiendo es que coño hacemos entonces dando alternativas, educación para la ciudadanía, o doctrina del partido, perdón, cambio social y de sexo, ooops, de género.

    Podemos unirlo con la perla que soltó el consejero chiquetito en al-andalus sobre las ratios. Si, hombre, eso de que darle clases a treinta y más alumnos no afecta a la calidad. Si hasta tenía estudios hechos en no se que países.

    Para fusilarlos sin anestesia.

    Y encima el chiquetito dice ser maestro, renegado de la tiza y pesebrero del partido más bien.

    Comentario por Pepe — 21 septiembre, 2010 @ 21:07 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: