Crisis Educativa

1 noviembre, 2012

A cuestas con el neoliberalismo

Filed under: Entradas — JuanV @ 21:02

El problema más grave en la actualidad no es que partidos políticos de tendencia neoliberal y conservadora y otros grupos sociales de presión estén atacando y destruyendo el estado de bienestar, lo que por grave que pudiera ser no debería extrañarnos. Mucho peor es asistir a que partidos políticos de izquierda y grupos autoproclamados progresistas sean los que estén contribuyendo de forma clara y precisa a la destrucción del modelo del estado del bienestar, en general, y de la sanidad y la enseñanza públicas en particular.

En educación, concretamente, se hace una política neoliberal, por ejemplo, cuando se insiste en la descentralización y se intenta desacreditar las medidas, normativas y leyes de carácter estatal en favor de las presentadas por los gobiernos autonómicos. Son ideas enmarcadas dentro de un plan para evitar la existencia de un Estado fuerte.

Cuando se insiste en la idea de autonomía de los centros educativos, ocultando que en realidad de lo que se trata es de dar mayor autonomía y poder a los directores. La idea cobra su máxima expresión cuando se pretende acabar con la figura del funcionario público de educación ideando que sea el propio director el encargado de la contratación del profesorado.

Cuando se insiste en la idea de libertad de elección de centro por parte de las familias con la idea de provocar la competencia entre los centros instaurando mecanismos de evaluación y publicación de resultados.

Cuando se potencian los conciertos educativos para centros privados mientras se desprestigia la educación pública. En un primer momento se critica la enseñanza pública con la idea de demostrar su inutilidad e ineficacia para luego ensalzar el sector privado.

Cuando se insiste en nuevos modelos de gestión para los centros educativos basados en una cabeza visible responsable tanto de aspectos técnicos como de aspectos puramente pedagógicos. Con el sistema anglosajón como modelo a seguir, en el que el director es un auténtico gerente, se acaba de un plumazo con los procesos democráticos de elección de directores por parte de los claustros de profesores.

Cuando se quita poder a los claustros en favor de los Consejos Escolares. Para ello se toma como disculpa la intervención de las familias en los centros educativos como garantía de práctica democrática. Sin embargo, lo verdaderamente democrático, y por lo que se luchó durante muchos años hasta conseguirlo, fue la elección de los directores directamente por parte de los claustros de profesores. Los padres de alumnos pueden y deben participar y colaborar con los centros educativos en la formación y educación de sus hijos, pero no hay razón por la que las familias tengan que tomar decisiones y gestionar los centros usurpando la labor de los profesionales de la educación. Participar, sí, gestionar, no.

Cuando se intenta asociar el salario de los profesores a los resultados académicos de sus alumnos, como hace el impresentable Plan de Calidad de la Junta de Andalucía.

Ni que decir tiene que muchas de estas ideas están incluidas en leyes y normativas que han sido aprobadas tanto por el gobierno central como por los autonómicos, durante el mandato socialista y durante el popular, tanto por el PP como por el PSOE, y además, guste o no admitirlo, en la mayoría de los casos se ha hecho con el beneplácito de los sindicatos mayoritarios, CCOO y UGT. Cuando se habla, pues, de política educativa neoliberal la pregunta más bien es ¿quién no la hace o quién no la ha hecho? Y, desde luego, se hace imprescindible luchar contra ella venga de donde venga y la haga quien la haga.

Anuncios

5 comentarios »

  1. Se podrá estar de acuerdo o no con el contenido de este artículo, pero creo que el análisis que hace este sociólogo de las diversas reformas educativas, su nacimiento, evolución y fracaso, merece ser conocido por el profesorado en estos momentos en los que se proyecta un nuevo e importante cambio legislativo.

    http://www.eldiario.es/Kafka/ensenanzas-medias-siempre-medio_0_74542599.html

    Comentario por Fernando — 8 diciembre, 2012 @ 19:56 | Responder

  2. Sin ánimo de molestar, ¿qué tiene que ver lo “neoliberal” con las políticas para mejorar las evaluaciones o, más aún, con la libertad de centro? Y dejando a un lado la extraña asociación, ¿qué tendría de malo establecer evaluaciones externas o aumentar la autonomía de los centros para detectar lo que funciona mal en la Educación y tratar de mejorarlo?

    Comentario por omonsalvo — 9 julio, 2013 @ 15:08 | Responder

  3. Hay 17 artículos en la sección de neoliberalismo y educación; échale un vistazo y después me dices.

    Comentario por JuanV — 9 julio, 2013 @ 21:01 | Responder

  4. Cambio la pregunta: ¿cómo es posible que se pida reformar un modelo educativo que no ha funcionado y al mismo tiempo se etiquetan propuestas que mejorarían la calidad de la educación como “neoliberales”, y por tanto inasumibles?
    De verdad que se me escapa qué tiene que ver un Estado fuerte con la calidad de la Educación.
    Si es que el objetivo es mejorar la calidad de la Educación y no estamos hablando de política, claro.

    Comentario por omonsalvo — 10 julio, 2013 @ 08:41 | Responder

    • Pues mira; un estado fuerte y medianamente centralizado implicaría, para empezar, que el sistema educativo es igual para todos los ciudadanos del país, independientemente del lugar de origen (logro conseguido por la revolución francesa contra el antiguo régimen: el poder del mérito individual para luchar por un puesto de trabajo en igualdad de condiciones, por ejemplo; contra el poder tradicional de los apellidos, el capital o la influencia de la iglesia). Así se acabaría con los localismos aplicados a la educación, localismos que hacen que los alumnos apenas sepan un río, una cordillera o un acontecimiento histórico más allá de su pueblo, su provincia o la comunidad autónoma a la que les haya tocado pertenecer y que es caldo de cultivo para trasnochados nacionalismos. Además, implicaría una serie de pruebas externas a nivel nacional que garantizaría (dentro de lo que todo tipo de pruebas lo hacen) que se está exigiendo el mismo nivel para cada asignatura en todos los rincones del país. Pero hay más; una mínima centralización en materia educativa es una garantía frente a la “autonomía de centros”, eso que suena tan bien y que es tan nefasto (más ideas aquí). La autonomía de centros no es más que una excusa para dotar de un poder que ahora no tienen a los directores de centros educativos; además, por ese camino se va hacia el final de la figura del profesor-funcionario mediante la defensa del derecho de contratación de profesores por parte de cada centro: una locura. En fin, insisto, hay 17 artículos en la sección de Neoliberalismo y educación.
      Saludos

      Comentario por JuanV — 10 julio, 2013 @ 13:44 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: