Crisis Educativa

10 mayo, 2013

Nueva Vuelta de tuerca de la Junta de Andalucía

Filed under: Entradas — JuanV @ 23:24

Tras haber sufrido sucesivos recortes en nuestros salarios por el gobierno anterior y el actual y tras haber perdido la paga extra de diciembre de 2012, en esta ocasión nos vemos afectados con más descuentos aún en nuestros salarios en caso de enfermedad con incapacidad temporal. Pero esto no acaba aquí ya que la Junta de Andalucía está a punto de aprobar una Orden en la que se establece el número de días tope para los que, en caso de enfermedad sin incapacidad temporal, no se apliquen los descuentos citados. Pues bien resulta que la Junta quiere establecer que estos sean un máximo de “cuatro días por año natural”.

Se da la circunstancia de que la Ley estatal (Ley 17/2012 de Presupuestos Generales) deja en manos de las autonomías la competencia de aplicar los descuentos por enfermedad sin incapacidad temporal, con cierto margen de acción. Margen que en nuestra opinión la Junta ha aplicado con la mayor rigurosidad que podía haber hecho. ¿Quién no sufre una gripe u otra enfermedad común una vez al año que le incapacite para ir a trabajar 4 días?. Por lo tanto, con esta norma, estos descuentos por enfermedad en nuestros sueldos están prácticamente asegurados.

 Esta normativa referente a los descuentos por días de enfermedad aboca a los profesores (como a todos los funcionarios) a asistir al centro de trabajo en condiciones de salud deficiente, ya que nuestros depauperados sueldos no admiten mayor adelgazamiento. Esto no va sino a repercutir negativamente en nuestra calidad de vida y en nuestras condiciones de trabajo. Se crea así una situación que para nosotros vulnera derechos fundamentales. Si leemos el artículo 43, apartado 2 de la Constitución podemos leer: “Compete a los poderes públicos organizar y tutelar la salud pública a través de medidas preventivas…… “. ¿Podemos pensar que en este contexto se va a favorecer la toma de medidas preventivas?, ¿Tendría sentido que un trabajador al que las normas preventivas le recomiendan quedarse en casa para no transmitir una enfermedad infecciosa, sea a la misma vez penalizado con un descuento económico por actuar en la forma correcta?. No olvidemos que el caso de enfermedades infecciosas es de especial relevancia en el colectivo de la educación por el elevado número de personas en un mismo espacio, lo que facilita los contagios. ¿Se han considerado estas situaciones al elaborar la normativa que se quiere aprobar?. De no ser así puede darse lugar a situaciones totalmente contradictorias por parte de la administración.

 Pero aún podemos ir más allá ¿No podemos pensar que estas normas entran en contradicción con los Planes de Prevención de Riesgos Laborales?. Planes que la Junta de Andalucía, en las circunstancias dadas, tiene la desfachatez de querer promover en los centros. Podemos preguntarnos si la administración autonómica hace lo necesario para que los centros de trabajo sean lugares realmente salubres, pensemos en el caso de las temperaturas. ¿Están los centros suficientemente acondicionados en este aspecto?. De no estarlo, lo que ocurre en muchos casos, este sería un factor de riesgo para enfermar por catarros y gripe. ¿Cómo se va a penalizar a un profesor por padecer una enfermedad a la cual la propia administración ha contribuido?. Frente a estas evidencias es difícil que sea creíble que la Junta de Andalucía pueda tener el más mínimo interés en promover la salud de sus empleados, en esta caso de la enseñanza. Ante esta flagrante vulneración de derechos de los trabajadores echamos en falta acciones rotundas de los sindicatos, los cuales se han limitado hasta ahora, por lo que conocemos, a manifestar tibiamente su desacuerdo con esta futura norma. Pensamos que es preciso que emprendan ya acciones legales para la retirada de esta normativa.enfermedad

Manifestamos que nos parece de una total desconsideración, incluso una vileza, el utilizar la salud de los trabajadores como medida de ahorro económico. Más bien habría que hacer todo lo contrario, apoyar a las personas que realmente enfermen y perseguir y penalizar al que se compruebe que comete fraude. Opinamos que es posible recurrir a otras alternativas para el ahorro económico, es cuestión de realizar una gestión eficaz de los recursos y un ahorro en los gastos que no sean imprescindibles. Esto implica por supuesto más acción de gestión y menos de política especulativa.

 Por otra parte se pone en evidencia el enorme cinismo de la Junta de Andalucía que mientras manifiesta a la opinión pública su contrariedad por tener que aplicar estas medidas que le vienen impuestas, luego las aplica con un excesivo celo y con mayor rigor que la administración central. Cinismo que queda bien patente al comprobar que cuando el Gobierno Central no pretende eliminar más pagas extra a los funcionarios en 2013, la Junta de Andalucía pretende seguir aplicando recortes en las paga extra y adicional de junio y diciembre según recoge en la Ley 3/2012 (BOJA 1 de octubre).

 Por todo lo aquí expuesto manifestamos nuestro rotundo rechazo a estas medidas de ahorro por motivos de salud del Gobierno Central y de la Junta de Andalucía y pedimos su inmediata retirada y su modificación por otras alternativas más dignas y que no hagan recaer siempre sobre los mismos, los funcionarios, el peso de la carga para la reducción del déficit económico, del cual no nos sentimos en absoluto responsables.

(De nuestro compañero Andrés Mejía)

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: