Crisis Educativa

Contacta con nosotros

e-mail

26 comentarios »

  1. UN ADIÓS CON TRES PALABRAS

    Entro en esta página en primer lugar para felicitar a cuantos están dispuestos a manifestar la realidad del Sistema educativo visto desde de las aulas y me uno a ellos dispuesta a luchar por un cambio radical en el sistema.

    He estado en el IES la Orden durante 25 años. He vivido las más diversas etapas. Años atrás salían de nuestro Instituto alumnos que actualmente ejercen como médicos, economistas, juristas, profesores, enfermeros, profesionales cualificados en los más diversos campos, etc. etc.
    Hoy en día el empobrecimiento intelectual es alarmante. Son muy pocos los alumnos que logran acabar bachillerato y menos aún los que valoran el saber y están dispuestos a realizar el esfuerzo que requiere el aprendizaje. Eso empobrece nuestro barrio y la sociedad en general.

    Me retiro de la actividad docente con un sabor agridulce que me hace pronunciar un adiós con tres palabras: gracias y no perdono.

    Gracias a cuantos han pasado por El Instituto, personal no docente, padres y alumnos, que han hecho posible que nuestro trabajo tuviera la compensación del éxito, reflejado en beneficio propio o de sus hijos. Gracias sobre todo a los compañeros que con sus conocimientos y profesionalidad lo han hecho posible.

    Pero… me llevo también un sentimiento de tristeza e impotencia, que quiero manifestar desde aquí. Hay cosas que no puedo perdonar porque han causado un daño irreparable al sector público y quiero unir mi voz a todos los que claman por un cambio radical en el Sistema Educativo porque, tanto profesores como alumnos, han tocado fondo.

    No perdono a los políticos. El permanente juego a que nos tienen sometidos, el continuo cambio de sistemas, leyes y normas, el menosprecio de nuestra experiencia y saber, el ignorarnos y minusvalorarnos tratándonos como si en nuestra profesión fuéramos ignorantes de cuestiones pedagógicas, psicológicas y hasta didácticas. No perdono que hayan desperdiciado la riqueza intelectual de los antiguos Institutos de Bachillerato, provocando la “emigración” de sus profesores a otros campos de la política, la administración, la jubilación anticipada, las legítimas bajas por depresión o ansiedad… No perdono la politización de los claustros, obligados a recibir consignas y aplicarlas en vez de dejarlos pensar, discutir, decidir y comprometerse, ni la politización del Cuerpo Técnico, accediéndose a él, durante un tiempo, por la vía política con el consiguiente compromiso y endeudamiento que conlleva. No perdono los acuerdos con los Centros Concertados que se sostienen con dinero público y se gestionan en muchos aspectos como privados. No perdono…

    Pero sobre todo no perdono a nuestro Cuerpo Técnico, a los Inspectores que, conocedores de la teoría –recibida por vía política- e ignorantes de la realidad práctica –algunos no han pisado un aula de secundaria en su vida o lo hicieron hace tiempo- actúan fuera de contexto. No perdono que no respalden la autoridad del profesor, ni que los mantengan en una indefensión total, ni que ante las faltas de respeto, amenazas o agresiones por parte de los alumnos, respondan con un “hay que saberlos motivar”.
    No les perdono su falta de apoyo y de confianza, su olvido de que nuestra tarea específica es instruir. En todos los años de mi trabajo ni una sola vez se han interesado ni me han preguntado por la marcha de mi asignatura, si tenía alguna dificultad o necesidad, etc. No les perdono que el llegar a formar parte del equipo directivo sea una cruz tan pesada, esté tan falto de apoyo y autodeterminación que nadie esté dispuesto a entrar en él, y que se vean obligados a coger el cargo porque son asignados desde arriba o llevados por una gran o ingenua generosidad y responsabilidad. No les perdono que ante reclamaciones de notas se atrevan a alterar las calificaciones de los profesores, sin previo contacto con ellos y sin conocimiento del historial profesional del profesor, del alumno ni de los padres que reclaman. No les perdono que hayan pisoteado de esta manera nuestra dignidad profesional.

    No perdono cómo se ha llevado a cabo el tema de los orientadores. En este Centro cada año cambiaba el orientador, porque los titulares de plantilla ocupaban otros puestos, con lo cual se producía más bien una desorientación. No les perdono que en algunas ocasiones hayamos tenido que sufrir la arrogancia de quien se creía “mesías”, que venía a salvar a los alumnos, indicando cómo evaluar, a quién se debe aprobar, a quién titular, etc, etc, como si los profesores fueran ignorantes en materias pedagógicas. No les perdono que como norma educativa traten de “compadrear” con los alumnos y asuman el papel del “bueno”.

    No perdono a los Sindicatos que han pasado absolutamente de los profesores de bachillerato y no han tenido en cuenta las mejoras de sus condiciones laborales como en otros cuerpos de la enseñanza, ni que se hayan liberado e instalado, año tras año, en los despachos de la Delegación, desconociendo los cambios y la nueva realidad de las aulas.

    Quisiera y espero un futuro más digno para profesores y alumnos.

    Rosa Biedma Abreu
    Profesora de Filosofía

    Comentario por ROSA BIEDMA ABREU — 12 junio, 2007 @ 12:26 | Responder

    • Rosa profesora de filosofía cuanto dolor en esta página, profesora y maestra en impartir enseñanza con amor, palabra mágica la de Amor que se debe escribir con mayúscula como ha sido tu vida y sigue siendo, no decaigas, sigue luchando que cuando hay tanto que enseñar como tu sabes hacerlo en esa Delegación, en este Gobierno o en cualquier otro sitio llegará una ráfaga de aire fresco y con Amor será posible el cambio, olvidando intereses y trabajando pensando en la ayuda a los demás.

      Perdona por no estar a la altura de tu escritura pero…. tu grandeza no es única pero…. no todos pueden llegar a ella.

      Con cariño/Elsa

      Comentario por elsa — 27 mayo, 2010 @ 13:29 | Responder

  2. Impresionante, Rosa.
    Me gustaría poder decir otra cosa pero llevas absolutamente toda la razón, y entiendo cómo te sientes. Debe de ser muy triste para una persona, después de tantos años al pie del cañón, tener que decir adiós ante una situación tan desastrosa de lo que ha sido su trabajo diario. El mismo trabajo que, con altibajos como todos, se ha mantenido ilusionante, prometedor y seguro que vivificante durante tantos años.
    Pueden tacharme de pesimista, pero tengo la impresión de que cuando me llegue a mí la hora de despedirme del trabajo la situación será peor todavía, por el camino que vamos. A menos que consigamos verdaderamente un cambio radical, que lo dudo. En fin, Rosa, estoy contigo.
    Un beso

    Comentario por Juan — 12 junio, 2007 @ 14:45 | Responder

  3. Me ha encantado tu carta, Rosa, desde el título, hasta la despedida, pasando por cada una de las palabras.
    Eres clara y valiente, lúcida,comprometida. Gracias por acordarte de los que nos quedamos.
    Yo te deseo que en tu adiós, además de denunciar lo malo, te lleves lo bueno, que seguro que es mucho y de calidad lo que has ido metiendo en tu maleta vital durante todos estos años.
    Y no te digo adiós, Rosa, porque aquí estamos, muy cerquita. Besos y nos vemos.

    Comentario por dolo — 20 junio, 2007 @ 12:34 | Responder

  4. Estoy de acuerdo con el texto. Tengo dos hijos que han pasado por secundaria y ante el sistema educativo he experimentado un sentimiento de insadisfacción e impotencia. Uno de mis hijos ha sido esforzado y responsable, el otro ha mantenido una actitud de vagancia e indiferencia y sin embargo los dos han optenido igualmente el título. Ellos son los primeros que lo consideran injusto. Comprendo que los profesores estén insatisfechos y desanimados porque son también víctimas del sistema. Su trabajo se ve entorpecido por las normativas existentes, mientras que los padres, desconocedores de esa realidad, pensamos que aprueban a los alumnos por no tener problemas o por comodidad.
    Todos en realidad somos víctimas y vivimos engañados por este sistema. ¡ÁNIMO! entre todos trabajemos por un cambio radical del sistema educativo.

    Comentario por Julia — 13 julio, 2007 @ 19:40 | Responder

  5. Un vínculo muy interesante a añadir:

    http://antesdelascenizas.blogspot.com/2007/10/dogmas-de-la-pedagoga-oficial-1-los.html

    Comentario por Rosalía — 21 noviembre, 2007 @ 20:28 | Responder

  6. Chica, qué jubilación más resentida. No dejas títere con cabeza… Opino que la difícil situación en la que está en la actualidad el profesorado ha provocado un efecto indeseable: la falta total de autocrítica y la exagerada autocomplacencia en una gran parte de los docentes. “Todos los profesores somos infalibles, estupendos, cultísimos, preparadísimos, sacrificadísimos, etcétera. Lo que sucede es que no nos ponen las condiciones para que podamos demostrar lo mucho que valemos”. ¡Ya basta! Alguien tiene que decirlo: como en cualquier colectivo, hay buenos profesionales junto con profesionales ineptos. Y a veces -no siempre- éstos últimos son los que más se quejan. Hay muchas cosas mejorables en el actual sistema educativo, pero dudo mucho que la solución sea volver a 1975.

    Comentario por Juan antonio — 16 diciembre, 2007 @ 22:37 | Responder

    • Gente que humilla y subestima a los profesores/maestros y su trabajo sobra, si nosotros como colectivo no nos hacemos respetar, ¿dígame Ud. quién valora nuestro trabajo? Más respeto: si alguien todavía aprende algo es gracias a los profesores, no a los críticos, ni a los gobernantes, ni a los “expertos”. Si quiere criticar a alguien, para empezar, hágalo con fundamentos, para continuar, critique a estas ideas “novedosas” (y sus difusores) que han destruido la instrucción pública no sólo en España, también en Francia y en mi país, Argentina.

      Comentario por Ali La Valle — 29 julio, 2016 @ 04:33 | Responder

  7. Es posible que a algunos profesores les falte un toque de autocrítica y les sobre algo de autocomplacencia, amigo Juan Antonio; pero con la que está cayendo en el mundo de la educación y con lo que se avecina, lo que resulta más preocupante es la presencia de esos mismos defectos en las autoridades educativas y, sobre todo, en los responsables (que los hay con nombre y apellidos conocidos) y en los defensores de la inefable LOGSE, ahora LOE y sus implicaciones. No sé si la solución sería volver a un sistema parecido al que teníamos en 1975. Lo que sí sé es que con este sistema estamos abocados al más grande desastre que se haya dado en la educación en este país desde la guerra civil y sus consecuencias más inmediatas, por lo menos.
    Saludos

    Comentario por Juan — 17 diciembre, 2007 @ 15:47 | Responder

  8. No había tenido ocasión de leer el comentario de Juan Antonio. Quiero decirle que en el caso de Rosa Biedma Abreu su tratamiento de “chica ..” y lo que viene a continuación, está completamente fuera de lugar. Debes tratar con muchísimo más respeto a una gran Profesora de Filosofía, una gran profesional y una gran persona. De ello, pueden dar fe los cientos (más bien miles) de alumnos que han pasado por sus manos. No se la edad que tienes, ni cuál es tu profesión, ni cómo la desarrollas. Pero si te digo que si la llevas a cabo con la mitad de la eficacia, dignidad, cariño y saber hacer con que lo ha hecho Rosa Biedma Abreu en toda su larga trayectoria profesional puedes estar orgulloso.
    También te diré que son precisamente los profesores más entregados y a los que más les importan sus alumnos los que están más indignados con el sistema.
    Tengo dos hijas. Ojalá tuvieran muchos profesores como Rosa Biedma Abreu. Y, lo siento pero, aunque dadas tus opiniones no creo que tu estés realizando ninguna labor relevante que tenga que algo que ver con la noble labor de la enseñanza, no me gustaría que tuvieran ninguno como tu.

    Comentario por Rosalía — 6 enero, 2008 @ 11:57 | Responder

  9. Dos artículos que hay que leer:

    http://www.elpais.com/articulo/narrativa/libro/ilimitado/elpepuculbab/20071215elpbabnar_8/Tes?print=1

    http://www.xlsemanal.com/web/pop_imprimir.php?id=5150&tipo=firma

    Y no son de profesores con falta de autocritica y exagerada autocomplacencia …

    Comentario por Rosalía — 6 enero, 2008 @ 12:06 | Responder

  10. En un foro he encontrado esta referencia

    Es una metáfora aplicable directamente a nuestro sistema educativo…

    Comentario por Rosalía — 20 enero, 2008 @ 09:04 | Responder

  11. Rosa felicitarte por la claridad expositiva de tu carta y aprovecho para saludarte. No sé si me recordarás, fui compañera vuestra en el IES La Orden (una chica de la provincia de Córdoba Orientadora ) y no conocia que este curso te retiras del ejercicio de la docencia.
    Te deseo lo mejor en esta nueva etapa de tu vida y agradecerte todos estos años dedicados a una auténtica mejora del proceso de aprendizaje de nuestro alumnado.
    Por cierto un abrazo para Dolo, Pedro, Carlos,Rosalía, .. Ahora ando por mi tierra pero os siempre os recordaré.

    Comentario por Belén — 29 enero, 2008 @ 19:00 | Responder

  12. Muchos besos Belén. Te echamos de menos.

    Comentario por Rosalía — 6 febrero, 2008 @ 18:47 | Responder

  13. tengo cuatro hijos las dos primeras han estudiado las carreras de derecho y magisterio respectivamente y han sido chicas normales en cuanto su comportamiento acia la familia y la sociedad. Segun ha ido pasando el tiempo no se si es culpa de la sociedad ,la educacion, o los padres pero todo se esta llendo a la mierda . El tercero de mis hijos lo mas que ha llegado es a segundo de vachiller y sin terminarlo. El cuarto con 17 años no tiene ni siquiera el graduado escolar ni asomo de sacarselo, y en cuanto a su relacion con la familia o su comportamiento ante la sociedad lo deja todo que desear. Todos han tenido la misma educacion en casa, incluso estos dos ultimos mas facilidades para poder haber estudiado lo que hubiesen querido ,¿QUE FALLA ?

    Comentario por merche — 18 mayo, 2008 @ 19:29 | Responder

  14. Querida Rosa:

    No te conozco personalmente, pero permíteme que te ofrezca mi cariño porque a través de tu escrito deduzco que eres una persona entrañable y comprometida con la educación.

    Ayer fui a acompañar a una compañera y amiga en su fiesta de jubilación. Una profesional como la copa de un pino que, cuando yo llegué a la escuela ella ya llevaba años en ella. A su lado aprendí muchas más cosas importantes que en veinte cursos de formacion: la serenidad y cariño que dedicaba a los niños
    el embeleso e interés por aprender que suscitaba en ellos… Aunque sólo trabajamos dos años juntas en el mismo centro, seguimos siendo amigas y viéndonos durante 16 años.

    Mi amiga no sabe programar, ni entiende la terminologia LOGSE, pero sabe de educación y enseñanza muuuuuuchísimo. A mi amiga, en los últimos años le han hecho la vida imposible agobiándola con papeles y tareas que ella no lograba entender. En los dos últimos años ha tenido que coger varias bajas por depresion, causada por la inseguridad, el agobio y el stres que le suponía tanto mensaje contradictorio que recibia en la escuela.

    Yo tampoco perdono que a mi amiga, que ha dedicado cuarenta años de su vida a la educacion dentro de la escuela, no le hayan valorado su sabiduría y le hayan dado de lado porque no sabía programar.

    Y, por supuesto, no voy a permitir que hagan lo mismo conmigo, porque yo sí tengo herramientas, argumentos y conocimientos para denunciar y combatir tanto atropello como estamos sufriendo.

    A partir de ahora voy a comunicar y denunciar todas las tropelias educaticas que estoy viviendo en los foros que quieran escuchar mi voz.

    Muchos besos y que disfrutes de tu jubilacíon

    Comentario por ENAT — 31 mayo, 2008 @ 19:17 | Responder

  15. Queridos compañeros:Me hace muy feliz encontrar esta inciativa vuestra por varias razones;las dos mas importantes:no estoy sola, y en Huelva y entre vosotros, he desarrollado lo mejor de mi carrera;he trabajado en Huelva 20 años,sé de vuestra profesionalidad y creo haber dejado allí mi “granito de arena”,no solo entre mis alumnos sino también entre compañeros.Por razones particulares estoy en Sevilla,pero mi corazón(al menos una gran parte) está en Huelva.Ahora estamos agobiados por estos fin de curso que no sirven de nada,pero espero tener tiempo para meterme en todos vuestros debates.Quiero felicitaros a todos y enviar un beso muy cariñoso a Rosa.

    Comentario por Margarita — 5 junio, 2008 @ 07:51 | Responder

  16. Al cabo de un año
    Hace aproximadamente un año que a través de esta página contacté con vosotros. Fue a raiz de mi jubilación y escribir “Un adios con tres palabras”. Hoy retomo el tema, en primer lugar para agradecer a todos cuantos habeis añadido algun comentario a mi escrito. En segundo lugar para agradecer al Instituto de La Orden la genial idea, hecha realidad a través de esta página, de poder seguir en contacto con personas inquietas, profesionales y luchadoras por recuperar la auténtica calidad de la enseñanza pública sin necesidad de una “Orden de calidad”. Y en tercer lugar porque después de oir lo oido, ver lo visto y vivir lo acontecido durante este curso, sobre todo a raiz de la tristemente famosa orden, al volver a leer mi artículo quiero decir que sigo sin poder perdonar cuanto en él señalo.Ojalá llegue un día que eso ocurra. Será señal que se han subsanado muchas cosas. No penseis los que no me conoceis que soy una amargada, qué va. Yo soy una de tantas de los que se subieron al tren de la utopía allá por los años setenta y cinco. Es cierto que hay gente que se ha bajado, pero soy feliz viendo que seguimos en él muchos de los de entonces y, sobre todo, porque se siguen subiendo gente joven que renuevan y enriquecen con sus ideas el proyecto de mejorar la enseñanza pública.
    Por cierto, a cuantos se jubilan este año mi felicitación y darles las gracias por cuanto han aportado a la sociedad. Entre ellos a Carmen Redondo y Mercedes Alonso, referentes para cualquier enseñante y con quienes compartí el trabajo años atrás.

    Comentario por Rosa Biedma — 18 junio, 2008 @ 20:57 | Responder

  17. Querida Rosa:

    Me alegra infinito volver a encontrarte en esta página y saber que sigues luchando por recuperar la auténtica calidad de la enseñanza pública. Yo tampoco me voy a rendir y seguiré en el frente de batalla
    aunque esto me cueste sangre, sudor y lágrimas.

    Muchos besos

    Comentario por ENAT — 24 junio, 2008 @ 14:51 | Responder

  18. Queridos amigos:
    Casualmente he dado con vuestra hoja web, y he de reconocer que me la he visto “casi” entera. Me ha gustado muchísimo. Varias cosas os digo:
    1) No sólo no me molesta que hayáis incluido dos trabajos míos sin mi permiso (desde ya lo tenéis), sino que os lo agradezco mucho.
    2) Dadme una dirección electrónica y puedo mandaros en bytes el trabajo sobre el constructivismo, por el que alguno de vosotros se ha interesado.
    3) Me gustaría tener contacto con vosotros, pues comparto plenamente vuestra preocupación. He sido prof. Agregado de los antiguos IB durante seis años y, aunque hace casi veinte años que pedí la excedencia, tengo un gran recuerdo de ese trabajo, de los colegas que conocí en los dos centros en que estuve, y me gustaría de algún modo retomar ese contacto con la realidad de la enseñanza del bachillerato, tan crucial en todos los aspectos. Para mí, en concreto, que trabajo en una Facultad de Educación y estoy rodeado de pedagogos/as y psicopedagogos/as, es fundamental no perder la conexión con la realidad educativa… y con la cordura que, para hablar de estos temas, suministra la experiencia de “la tiza”. (No soy de Pedagogía, sino de Filosofía)
    4) He leído el manifiesto del grupo “Baltasar Gracián”, cuyo enlace está en vuestra hoja. Sobre esto quiero deciros lo siguiente. Toda mi vida profesional la he desarrollado en centros docentes de titularidad estatal y, como es lógico, no tengo nada en contra de la enseñanza pública. Todo lo contrario. Pero no estoy de acuerdo con la LOE cuando habla de la enseñanza como un “servicio público”, como si los centros de titularidad no estatal (que no prestan lo que técnicamente se entiende como SP, pero sí prestan un servicio social de primerísima magnitud) tuviesen que estar subcontratados por la Administración. No veo, como los sindicatos de clase, que ser profesor de la pública signifique tener que estar contra la privada. Que me lo expliquen. Por otro lado, me parece que si no hubiese “competencia con la privada”, además de estar en un régimen maoísta, caería la última posibilidad que la enseñanza pública tiene hoy en España de levantar cabeza. Os aseguro que me duele en el alma reconocerlo, pero entiendo perfectamente que muchos padres hagan lo posible para llevar a sus hijos a un centro privado, y me parece injusto que por razón de ejercer un derecho fundamental, tengan que estar penalizados pagando el doble: el sistema público vía impuestos, y el “capricho” de querer educar a sus hijos como les parezca a ellos, y no a la ministra o al Peces Barba de turno.
    Esta es la única discrepancia que tengo con vosotros, pero me alegra mucho haber dado con vosotros.
    Un saludo muy cordial.
    José María Barrio

    Comentario por José María Barrio Maestre — 27 agosto, 2008 @ 11:29 | Responder

  19. Me tropìezo con tu sentida y sincera despedida profesional y me suena tu nombre. Ojeo antiguos papeles y, efectivamente, es tu firma, Rosa Mª, la que como secretaria del entonces “IB La Orden” certificaba mis servicios. Me vienen recuerdos difuminados de aquellos colegas: Manolo Garzón, Mercedes, Isabel de Literatura,.. no recuerdo el nombre del dire ¿Emilio?. Y de un buen grupo de alumnos de 3º y de COU que ¡0h, tempora! todavía estudiaban y se respetaban. Y nos respetaban, aunque satirizasen nuestros tics en sus revistas, con más o menos gracia. Eran los primeros ochenta y, aunque “desterrado”, fueron para mi época feliz. La LOGSE aún no había desembarcado, y la delegación aún no se había clientelarizado…del todo. Me alegra enormemente constatar que tras tantos años de profesión y desde tierras y ámbitos diferentes llegues a conclusiones sobre la enseñanza media tan parecidas a las que yo he llegado. Un abrazo muy fuerte y venturosa jubilación. José Mª (Historia)

    Comentario por José Mª — 29 agosto, 2008 @ 18:13 | Responder

  20. Vuelvo de mis ya dilatadas vacaciones y me encuentro, José María, con tu comentario. Me ha sorprendido y alegrado pues te recuerdo con afecto. Realmente aquellos años fueron muy agradables. Alguna vez he encontrado a los alumnos de entonces, a los de los comics, y al saludarnos manifiestan que nos recuerdan con afecto, en concreto a tí. Por cierto, el director era Higinio.
    Y aquí seguimos, desde la retaguardia, tratando de mantener la calidad de la enseñanza pública, con la que de otra forma sigo vinculada.
    A todos los que acabais de empezar el curso, ánimo y adelante.
    Un abrazo Rosa Biedma

    Comentario por Rosa — 17 septiembre, 2008 @ 23:17 | Responder

  21. He dado con este sitio por casualidad hoy y me he sentido tan identificado en lo que dice Rosa Biedma en su carta de despedida que me han entrado ganas de llorar y mandarlo todo a paseo.

    Yo también soy profesor en un Instituto (en Albacete) y ya esperando la jubilación anticipada. En el ambiente de sala de profesores me encuentro a gusto, me llevo bien con todo el mundo, para mí es una parte del día que “me regenera”. Pero estoy deseando la jubilación (dos años nada más) porque está uno hasta las narices de ver justo lo que Rosa y muchos otros comentaristas habeis reflejado: La política actual (desde hace bastantes años) lo ha estropeado todo en educación; convivir en aulas y pasillos con gente que no tiene respeto a norma alguna, y sabiendo que directivas y Delegación “no están por la labor”, como demuestran contínuamente, acaba por quitar las ganas de seguir. Así que, queridos compañeros de profesión, los que habeis ido escribiendo estos comentarios, que sepais que somos muchos más los que nos sentimos igual. (Por cierto, a aquel que dijo que no todos los profesores seremos estupendos y maravillosos, lleva razón; pero que sepa que también es cierto que la Administración no nos apoya lo necesario para que podamos llevar a cabo nuestra labor; en mi Instituto siempre hemos ido por delante en dotaciones materiales e innovaciones, pero en cuestión de apoyo de otro tipo, … ahí nada de nada.)

    Yo también digo como Rosa Biedma: Gracias, pero no perdono.

    Un saludo a todos desde Albacete.

    Comentario por José J M — 22 diciembre, 2008 @ 10:08 | Responder

  22. Caray! Cuánto tiempo desde el priner artículo que acabo de leer en este blog. Más de dos años. Espero que Rosa Biedma siga optimista aunque desgraciadamente sin poder perdonar a esos políticos etc que cada vez lo empeoran más. Ahora el ROC, horrible, ya ni departamentos, todo embarullado, reliado, que las áreas más complicadas de aprobar se tapen lo más posible en el relío…
    Aún me quedan unos años para jubilarme, pero sí suscribo mucho de lo dicho por Rosa. Me gusta perdonar a las personas, pero desde luego esas leyes, normas, etc, que menciona, son imperdonables. Y siguen aprobando a los alumnos que reclaman sin querer decir al profesor ni cómo ni por qué ni ls nomnbrs de la comisión técnica que fue nombrada. ¡Increíble!

    Comentario por Mar — 23 noviembre, 2009 @ 00:10 | Responder

  23. Rosa: Somos muchos los que suscribimos tus palabras, los que por desgracia no podemos ya hacer otra cosa que indignarnos y no perdonar a quienes decidieron renunciar al papel emancipador de la enseñanza pública. En la página: http://www.elogiodelprofesor.net he encontrado una bella exposición, más agridulce que amarga, de lo que nos ha pasado.

    Comentario por Carlos S. — 7 marzo, 2010 @ 12:32 | Responder

  24. En Argentina también sufrimos los mismos despropósitos y sandeces por parte de los gobiernos y “expertos”. Por favor, comuníquense conmigo: estoy preparando trabajos prácticos de posgrado y quisiera intercambiar experiencias y opiniones (obviamente expondré el punto de vista de los profesores). Saludos desde Argentina.

    Comentario por Ali La Valle — 29 julio, 2016 @ 04:02 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: